Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gérard Depardieu presenta en el Festival de Montreal "Un pont entre deux rives"

Un pont entre deux rives, la segunda película dirigida por el actor frances Gérard Depardieu, pasaria desapercibida en cualquier competición oficial de no ser por la presencia en la pantalla del propio Depardieu y de su pareja, la actriz Carole Bouquet. La embajadora de Chanel y el más internacional de los actores franceses presentaron el lunes en Montreal, relajados y sonrientes, la sexta película en la que han trabajado juntos.Ambientada en los años 60 en Normandía, Un pont entre deux rives, codirigida por Frederic Auburtin, cuenta cómo Bouquet abandona a su marido (Depardieu) y a su hijo por un ingeniero (Charles Berling) al que conoce en el cine del pueblo.

En el papel del perdedor, un obrero sin recursos para retener a su mujer, el prolífico actor da todo un recital de contención, ternura y dignidad. Depardieu, que adora las películas de amor y las comedias, explicó en la abarrotada rueda de prensa cómo decidió cambiar el final del libro en el que se inspira su película para no castigar a nadie. "No veo por qué se debe sancionar a una mujer porque quiera empezar otra vida. Mi intención era mostrar de una forma veraz una situación por la que mucha gente ha pasado. He huido de la caricatura para centrarme en expresar unos sentimientos muy delicados. Cuando alguien te abandona no te enfureces con esa persona sino contigo mismo".

Como director, su papel fue el de aportar seguridad al equipo, mientras Auburtin se ocupaba de los actores. Satisfecho con la experiencia, Depardieu prepara un nuevo proyecto sobre la violencia, "pero no la violencia actual sino la que yo conozco mejor, la que soportamos de los otros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de septiembre de 1999