Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consistorio dice que la estatua de Franco es de la Complutense

El Ayuntamiento de Madrid reiteró ayer que la estatua de Franco situada en la plaza de San Juan de la Cruz no es competencia suya, en contra de lo que sostiene el Gobierno central. Para reforzar su teoría, el primer teniente de alcalde y concejal de Cultura, Juan Antonio Gómez-Angulo, del PP, destapó un estudio llevado a cabo por un grupo de investigadores en el que se apunta que la obra fue encargada por la junta de gobierno de la Ciudad Universitaria en los años cincuenta.La polémica saltó el lunes. Ese día se hizo pública la respuesta del Gobierno central a la portavoz de IU en el Ayuntamiento, Inés Sabanés, que había exigido al Ejecutivo que retirase la estatua de la calle. El Gobierno central prefirió lanzar la pelota al tejado municipal alegando que, como el monumento estaba sobre suelo municipal, el tema dependía del Ayuntamiento. Éste, utilizando de paleta el mencionado estudio, ha rebotado el asunto al tejado universitario.

En concreto, el conjunto ecuestre formaba parte del grupo monumental del Arco del Triunfo, con el que la Ciudad Universitaria quería homenajear al vencedor de la guerra civil. "Lo que pasa es que Franco, supongo que para no servir de blanco de las iras o mofas estudiantiles, no quiso que su estatua ecuestre se colocara ahí. Por eso se acabó poniendo en Nuevos Ministerios", explicaba ayer Gómez-Angulo. La investigación, titulada La memoria impuesta, ganó el premio de ensayo Villa de Madrid en 1979.

De cualquier modo, Gómez-Angulo añadió que el Ayuntamiento no tiene intención de retirar el monumento. En la campaña electoral, el alcalde, José María Álvarez del Manzano, se mostró contrario a suprimir estatuas por motivos políticos.

Por su parte, Marisa Castro, concejal de IU, dijo ayer que su grupo "se conformará" si a la estatua ecuestre de Franco "se le coloca una placa en el pedestal en donde se deje claro que ese señor fue un dictador que sometió al país durante 40 años". Desentendidos Este periódico trató ayer sin éxito de localizar al rector de la Complutense, Rafael Puyol. Sin embargo, un portavoz de la institución adelantó que la controvertida estatua no figura en el inventario de la casa. "Es cierto que la iniciativa partió de los órganos de gobierno universitarios, pero, desde el momento en que Franco decidió trasladar la figura en 1959, la Complutense se desentendió de ella. Así ha seguido sucediendo hasta hoy", detalló.

De este modo, el jinete de bronce vestido de capitán general sigue sin dueño conocido. La universidad, eso sí, se reconoce como único titular del Arco de la Victoria, para el que Inés Sabanés pretende la supresión de su eufórica inscripción latina. La Complutense, que guarda la única llave de acceso a este monumento, debatirá la eventual eliminación de la placa si alguien presenta una petición formal en este sentido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de agosto de 1999