Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Análisis instantáneo del agua de mar

Ahora, para medir el grado de contaminación del agua de mar, primero hay que tomar las muestras, y después, analizarlas en costosos equipos. Un equipo del Centro Nacional de Microelectrónica (CNM), en colaboración con el Centro de Investigación y Desarrollo de Barcelona, desarrolla un equipo portátil que permitirá analizar el agua al momento, y con un alto índice de fiabilidad. Utilizan, explica el investigador del CNM en Madrid Francisco Prieto, un complejo sensor que resulta de fundir las técnicas de fabricación de chips con las de biología molecular. En una plaquita de silicio se han labrado varios canales, a los que se pegan, por simple interacción electrostática, moléculas diseñadas específicamente para adherirse a un determinado contaminante. Estas moléculas son anticuerpos, y funcionan igual que sus equivalentes biológicos especializados en atrapar antígenos cuando hay una infección. Así, el agua de mar corre por esos canales y sus contaminantes, de haberlos, quedan enganchados a los anticuerpos. Para saber si esto ha ocurrido, los investigadores hacen pasar un haz luminoso a través de los canales, y lo miden a la salida con un fotodiodo que traduce la señal óptica en eléctrica. Las propiedades del haz de luz cambian dependiendo de que en el silicio hayan quedado contaminantes o no.El sensor está aún en fase de desarrollo y hay que mirarlo al miscroscopio: los canales en el silicio miden apenas ocho milésimas de milímetro de ancho. Podrá detectar varios contaminantes a la vez, ya sean tensioactivos -detergentes- o alguicidas, un compuesto habitual de las pinturas de las embarcaciones.

También en el CNM, Juan Pedro Silveira trabaja en un dispositivo para medir la concentración de oxígeno en la sangre, un oxímetro. "La idea original es de antes de la IIGuerra Mundial. Se basa en el color de la hemoglobina, la molécula que transporta el oxígeno en la sangre. Según lleve oxígeno o no, la hemoglobina absorbe la luz de forma distinta", dice Silveira. Ya hay en el mercado oxímetros basados en el mismo principio que se ponen en el dedo como una simple pinza. Pero no son aún lo bastante precisos como para saber con seguridad, por ejemplo, si un enfermo de apnea se queda sin oxígeno mientras duerme. Silveira aspira a mejorar estos sistemas con un pequeño láser que se emite desde un extremo de la pinza; en el otro extremo, un receptor mide cómo ha variado el color de la luz en función del tipo de hemoglobina -con o sin oxígeno- que ha atravesado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 1999