Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Operación de la Guardia Civil contra una red que difundía pornografía infantil a través de Internet

Un hombre de 32 años, instalador de antenas parabólicas, ha sido detenido por la Guardia Civil en Palma de Mallorca, acusado de ser enlace de una red de pederastia y difundir a través de Internet material pornográfico en el que aparecen niños, incluso practicando sexo con animales. La detención, según explicaron ayer portavoces de la Guardia Civil, es el resultado de una operación denominada Diablo. El Grupo de Delitos de Alta Tecnología comenzó sus investigaciones tras recibir en la página web de la Guardia Civil numerosas denuncias de ciudadanos sobre la existencia de imágenes de pornografía infantil en la red.

Los agentes comprobaron que una de estas páginas estaba radicada en España y que había recibido 700.000 visitas en sus cinco meses de funcionamiento, según informó ayer la Guardia Civil. Esta página facilitaba enlaces con más de 100 dominios de todo el mundo, a través de los cuales se podía acceder a imágenes de sexo entre niños y adultos, menores entre sí e incluso realizando prácticas eróticas con animales.

Mediante Internet se podía enlazar con otros servidores en EE UU, Canadá, Guatemala, Uruguay, Alemania, Holanda, Austria, Rusia e Italia, entre otros. Los agentes comprobaron que en la web era posible mantener conversaciones (chat) en las que se animaba a visitar fotos pornográficas sin censurar.

Los expertos del instituto armado determinaron que un ciudadano residente en Palma de Mallorca era el que supuestamente confeccionaba estas páginas y las colocaba, a través de Internet, en un proveedor de Sevilla, desde donde se realizaba la difusión en la red. También realizaba la misma operación con otros contenidos eróticos ubicados en un servidor de Barcelona.

El sospechoso fue localizado y detenido en Palma de Mallorca, a la vez que los guardias civiles registraron varios inmuebles relacionados con el sospechoso, en los que se decomisaron revistas, fotos y vídeos pornográficos.

La Guardia Civil considera que el detenido ha obtenido varios millones de pesetas de ganancias durante el tiempo en que ha estado operando. El sospechoso, cuya identidad no ha sido facilitada, no tenía hasta ahora antecedentes delictivos de ningún tipo. Tras ser puesto a disposición del juez competente, éste decretó su puesta en libertad y la retirada de la página pornográfica de la red.

Uno de los investigadores resaltó ayer la importancia de la colaboración ciudadana y de diversas asociaciones, que a través de la página oficial de la Guardia Civil (http://www.guardiacivil.org) denunciaron los hechos.

El instituto armado continúa con la Operación Diablo tanto en el ámbito nacional como en el internacional, y ha alertado a la Interpol en EE UU, Canadá, Guatemala, Uruguay, Alemania, Holanda, Austria, Eslovaquia, Letonia, Rusia e Italia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de julio de 1999