Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La amenaza de huelga

Por si hubiera sido poco la cancelación de la actuación de Alfredo Kraus para representar Werther en el Teatro Real, el comité laboral de los trabajadores de dicho centro estaba dispuesto a organizar una huelga el día antes del estreno de esta ópera del músico francés Jules Massenet en Madrid. La amenaza parecía ayer calmada después de que los miembros de la dirección del coliseo madrileño tranquilizaran a los representantes de los trabajadores asegurándoles que, con toda probabilidad, hoy los miembros de la comisión ejecutiva del teatro -formada, entre otros, por un representante del Ministerio de Educación y Cultura, Miguel Ángel Cortés; otro de la Comunidad de Madrid, Eduardo Casanueva, y varios asesores- aprobarán la creación de 150 empleos fijos para una plantilla de 253, en la que casi el 90% de los mismos son eventuales.

Un gran número de contratos está hecho por servicio y obra y no se pueden renovar. El pasado año se resolvió el problema echando a los trabajadores y volviendo a readmitirlos a los tres días.La palabra dada por la dirección del teatro al comité, que debería confirmarse hoy en dicha reunión, ha servido para que ayer no se realizaran los trámites legales de solicitud de huelga, tal como el comité anunció el pasado viernes.

Los vientos son favorables, pues, para que mañana, miércoles, se abra el telón y se ponga en escena este montaje de Werther con el que el Teatro Real cierra su temporada. Al tenor mexicano Ramón Vargas, que debuta con esta obra en Madrid, le acompañarán en el reparto la soprano rumana Carmen Oprisanu, en el papel de Charlotte; María José Moreno, que hará de Sophie, y Enrique Barquerizo, como Albert. La dirección de escena corre a cargo de Nicolas Joël, y la musical, de la mano del maestro de origen austriaco nacionalizado estadounidense Julius Rudel, que dirigirá la Orquesta Sinfónica de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de julio de 1999