La 'pesca milagrosa' de Romaña

A Henry Castañeda Garzón, alias Romaña, no se le olvidará fácilmente en Mitú, una población indígena de la región de Vaupés, en plena selva amazónica colombiana. A principios de noviembre del año pasado sus 15.000 habitantes permanecieron 70 horas en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que arrasaron la localidad y resistieron al Ejército. Sesenta policías y, al menos, una veintena de civiles murieron en la acción. Y el comandante Romaña fue el artífice de este golpe de efecto, uno de los más sonados de los que las FARC han propinado en los últimos meses. Para el operativo de Mitú, Romaña utilizó 1.200 guerrilleros, la mitad de los que ayer resistían en las montañas andinas de Gutiérrez. Este comandante guerrillero -que pasa de la treintena, jamás aparece en público sin su boina negra y luce una frondosa barba para alimentar más el mito- es uno de los más buscados y temidos en Colombia. No sólo por los "grandes operativos", sino por su más perversa y famosa creación: las pescas milagrosas.

Más información
Al menos 80 muertos en combates entre el Ejército colombiano y las FARC cerca de Bogotá

Romaña ha patentado la fórmula de generalizar el miedo. Se trata de convertir en objeto de secuestro a cualquier sujeto que deambule por Colombia, secuestrar de manera indiscriminada. De hecho, sobre Romaña pesa una petición de extradición por parte de Estados Unidos por el secuestro, muy cerca de Bogotá, de cuatro ornitólogos norteamericanos. Uno de ellos logró huir, los otros tres fueron ejecutados tras ser acusados de espionaje. Romaña justificó sus muertes porque "todo estadounidense, es un objetivo militar".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS