Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UN AUTOR DE PAISAJES SONOROS

Pesar en el mundo de la cultura

Madrid / Barcelona

"Era una música culta y a la altura de los tiempos en que vivió, pero con una visión muy personal", declaró ayer Cristóbal Halffter, quien lamentó la pérdida de Joaquín Rodrigo, "una gran persona y amigo". Luis de Pablo afirmó que Rodrigo es una figura que está ya en la historia. "Todos perdemos algo, aunque su música sigue. Los compositores posteriores hemos tomado otros caminos, pero eso no le resta un ápice de importancia", añadió. Para Xavier Montsalvatge, uno de los méritos de Rodrigo residió en crear la obra musical española más internacional: "El Concierto de Aranjuez, además de ser una pieza bellísima, es la obra que más vueltas ha dado al mundo en este siglo". Ensalzó su talante siempre renovador y añadió: "Era una persona muy inclinada a la ironía y al sarcasmo, con una personalidad apasionante; una de las personas con las que más me ha gustado conversar". Carmelo Bernaola le definió como un "creador singularísimo" y destacó su "personalidad y su originalidad". Antón García Abril dijo que Rodrigo pasará a la historia "como uno de los grandes compositores de la música española e internacional del siglo". Tomás Marco, director del Instituto de las Artes Escénicas y de la Música, subrayó que el compositor "resume en lo musical el siglo XX. Tuvo la facultad de recoger la herencia de Falla y crear un estilo muy personal, algo muy difícil de lograr".

El ministro de Educación y Cultura, Mariano Rajoy, expresó su pesar por el fallecimiento de Rodrigo, a quien calificó como "una figura relevante de la música". Y añadió que se está tramitando un decreto para crear una comisión que se encargue de organizar los actos del centenario del compositor.

José Hierro señaló: "Hizo que en la posguerra la música reanudara su actividad enlazándola con la gran tradición anterior".

Los Reyes y el presidente del Gobierno enviaron ayer telegramas de condolencia a la familia de Joaquín Rodrigo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de julio de 1999