Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kissinger fue avisado antes del asesinato de Letelier de que Pinochet actuaría en el exterior

ENVIADO ESPECIALEl secretario de Estado de EEUU Henry Kissinger fue advertido el 16 de agosto de 1976 de que los países miembros de la llamada Operación Cóndor (Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia) preparaban un posible atentado fuera de sus fronteras. El 21 de septiembre de 1976 una bomba estalló en el coche del ex canciller chileno Orlando Letelier en el centro de Washington. Los mismos servicios del Departamento de Estado, según un documento desclasificado el pasado miércoles, solicitaron a Kissinger adoptar medidas para evitarlo.

"Que los Gobiernos planifiquen y dirijan asesinatos dentro y fuera de los países miembros de la Operación Cóndor tiene serias implicaciones a las que debemos hacer frente directa y rápidamente". El documento interno del Departamento de Estado va dirigido "al secretario", norma protocolaria que se usa en la Administración norteamericana, con traslado "inmediato" a las representaciones diplomáticas de EEUU en Buenos Aires, Montevideo, Santiago, La Paz, Brasilia y Asunción. La materia del documento: el nombre en código de Operación Cóndor.

"Usted está al corriente de una serie de informes sobre la Operación Cóndor. La coordinación de información sobre seguridad e inteligencia se puede, probablemente, entender. No obstante, la planificación y dirección de asesinatos dentro y fuera del territorio de los países miembros de Cóndor tiene muy serias implicaciones que debemos enfrentar directa y rápidamente", dice el documento.

"Usted debe entrevistarse lo antes posible con el más alto representante de cada país, preferentemente el jefe de Estado, a fin de analizar los siguientes puntos: a) Estados Unidos está al corriente, en base a varias fuentes, que incluyen altos representantes del Gobierno, de que hay un grado de información, intercambio y coordinación entre varios países del Cono Sur latinoamericano en relación con las acciones subversivas en la región. Esto lo consideramos útil. b) Hay, además, rumores de que esta cooperación puede sobrepasar el intercambio de información para incluir planes de asesinato de subversivos, políticos y figuras prominentes, tanto dentro de las fronteras nacionales de algunos países suramericanos como en el exterior", dice el documento.

Los autores del informe señalan que, si bien "no podemos definir si los rumores poseen sustancia, nos sentimos obligados de llamar su atención por nuestra profunda preocupación. Si estos rumores llegasen a tener algún elemento de verdad crearían un muy grave problema moral y político". La razón: "La actividad contraterrorista de este tipo exacerbaría aún más la crítica mundial de los Gobiernos implicados".

La idea de que la Operación Cóndor era un pacto militar de carácter más o menos secreto surge de una propuesta que realizan los autores del informe en relación con quién debería tomar contacto Kissinger en Montevideo. "Creemos que su mejor aproximación sería con el general Vadora, antes que con un presidente en funciones o designado que aparentemente no sabría nada de la Operación Cóndor".

El informe aconseja asimismo que en aquellos países en los que Estados Unidos acoge con buena actitud ampliar el intercambio de información "es esencial que en ningún caso señalemos a personas que pudieran ser candidatos de un intento de asesinato". Las advertencias a Kissinger suponían una aceptación de que la situación en Chile, en materia de derechos humanos, no terminaba de enderezarse, en contra de las afirmaciones del secretario de Estado tras su viaje a Santiago, con motivo de la asamblea anual de la Organización de Estados Americanos (OEA), celebrada en la capital chilena, en la primera semana de junio de 1976. Kissinger aprovechó su viaje a Santiago para entrevistarse con el general Augusto Pinochet.

Campañas internacionales

El acta de dicha reunión fue recogida en un memorándum del Departamento de Estado que fue desclasificado en octubre de 1998, poco después del arresto de Pinochet en Londres. Pinochet, según el acta, manifestó su preocupación a Kissinger por las campañas internacionales contra su Gobierno y, en particular, por la actuación de personalidades chilenas en Washington. Pinochet mencionó dos veces a Orlando Letelier como un hombre que influía en el Congreso norteamericano. Kissinger no dijo nada tras escuchar el nombre de Letelier, pero manifestó su coincidencia con Pinochet al afirmar que, en efecto, Chile y su Gobierno eran objeto de una campaña izquierdista internacional. "Estados Unidos simpatiza con lo que usted está tratando de hacer aquí", dijo Kissinger. A la luz de los documentos desclasificados el pasado miércoles 30, Pinochet impulsaba, según las palabras citadas en varios cables de la CIA, una "limpieza" en Chile, justificada en nombre de la cruzada anticomunista.

El 21 de septiembre de 1976, una bomba estalló en el coche de Letelier en pleno centro de Washington, acabando con la vida del ex ministro del Gobierno de Salvador Allende y su colaboradora la norteamericana Ronni Moffitt. Henry Kissinger todavía era secretario de Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de julio de 1999

Más información

  • Un documento desclasificado del Departamento de Estado exigía medidas preventivas