Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo admite que La Caixa discriminó a las empleadas

La sala de lo social del Tribunal Supremo ha confirmado en una sentencia que la Caixa de Catalunya discriminó a sus trabajadoras en los ascensos desde 1986 a 1998, al permitir el acceso a determinados puestos directivos a un porcentaje de mujeres muy reducido con respecto al de hombres. Según la sentencia, del colectivo de hombres y mujeres que entraron a trabajar en la Caixa en dicho periodo de tiempo, accedieron al cargo de delegados 40 de los 799 hombres, esto es, el 5%, mientras que las mujeres fueron 12 de 780, es decir, el 1,5%. La discriminación se llevaba a cabo mediante la práctica empresarial consistente en sugerir o recomendar a determinadas personas que cursaran la solicitud para el cargo de delegado o subdelegados, lo que avalaba su petición, mientras que resultaba extraño presentarse si no se recibía la indicación de hacerlo.

La denuncia contra esta situación fue presentada por la federación de banca de Cataluña del Sindicat Comissio Obrera Nacional de Catalunya (CONC) y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña le dio la razón en 1998, condenando a la Caixa de abstenerse en el futuro de mantener dicha práctica. Para el Supremo, es clara la "práctica empresarial constitutiva de discriminación por razón de sexo".

La sentencia afirma que la discriminación no se produce "en el momento de seleccionar para el cargo a los solicitantes", sino que " se lleva a cabo por vía indirecta y estriba en que de hecho solicitan el puesto muchas menos mujeres que hombres, debido a la práctica empresarial inveterada de que sólo se permite de facto la petición del cargo a aquellas personas a las que previamente se les ha sugerido que lo hagan".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de junio de 1999