Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un 10% de los muertos al volante había tomado drogas o fármacos

Entre un 4% y un 5% de los conductores fallecidos en accidentes de tráfico presenta restos de benzodiacepinas, fármacos tranquilizantes de prescripción psiquiátrica. Otro 5% muestra signos de haber conducido bajo los efectos de la cocaína, las anfetaminas y sus derivados. En total, en un 10% de los fallecidos por accidentes de tráfico se han encontrado rastros de drogas o fármacos psicoactivos, según el avance de un estudio realizado por el Instituto Nacional de Toxicología en colaboración con la Dirección General de Tráfico.En el estudio se han analizado 790 conductores fallecidos en accidentes en diez comunidades autónomas y faltan por añadir los datos procedentes de Andalucía y Cataluña.

Las benzodiacepinas son fármacos que se absorben de forma casi completa por vía oral y alcanzan su concentración máxima en sangre en una hora. Según los expertos, la mayor parte de estos fármacos producen sedación, hipnosis, efectos anticonvulsivos y relajación muscular. A ciertas dosis producen sopor, sueño y debilidad muscular.

Pese a ello el principal causante de las muertes en carretera sigue siendo el alcohol. Tráfico confirma que en casi la mitad de los casos analizados, el conductor dirigía el vehículo bajo el efecto de bebidas alcohólicas. En este punto, los expertos consideran relevante que el 60% de estas muertes ocurran durante los fines de semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de junio de 1999