Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La milicia aliada de Israel empieza a retirarse del sur del Líbano

Por primera vez desde que, en 1978, Israel ocupó el sur del Líbano, una localidad va a ser voluntariamente liberada. El Ejército del Sur del Líbano, la milicia aliada de Israel, empezará hoy a retirarse del enclave de Jezin, de unos 200 kilómetros cuadrados. La operación constituye a la vez una muestra de buena voluntad y un ensayo general de la retirada definitiva que el Ejército israelí pretende llevar a término en la región antes de un año, según prometió el primer ministro, Ehud Barak, en las pasadas elecciones."La evacuación de Jezin comenzará el martes -hoy- y durará entre diez y quince días", aseguró el general Antoine Lahad, responsable del Ejército del Sur del Líbano, la milicia de voluntarios, que desde hace más de veinte años colabora con el Ejército israelí en el control de la franja ocupada del sur del país.

La región de Jezin, constituida por 26 municipios y que cuenta ahora con poco menos de 5.000 habitantes, fue ocupada en 1985 por las milicias de Lahad después de que un numeroso grupo de vecinos de la zona, de religión cristiana maronita, pidiera su protección para hacer frente a las incursiones de la guerrilla integrista de Hezbolá, aportando a cambio el apoyo de cerca de 400 jóvenes que pasaron a alistarse en el ejército colaboracionista pro israelí.

Los 250 hombres que Lahad tiene acuartelados en Jezin decidieron formalmente retirarse de la zona hace pocos meses, después de haber sufrido importantes bajas, a causa de los constantes ataques de la guerrilla fundamentalista de Hezbolá. Pero la milicia pro israelí no sólo parece haber perdido la batalla de Jezin sino también la guerra, ya que se encuentra desmoralizada y dispuesta a arrojar la toalla, tras conocer las intenciones del Gobierno de Israel de retirarse de la zona.

El enclave de Jezin, una vez sea totalmente liberado dentro de 15 días, pasará seguramente a ser controlado por el Ejército libanés, ya que la guerrilla fundamentalista de Hezbolá ha anunciado que no tiene la intención de desplegarse en la zona, para no inquietar a sus habitantes, en su mayoría de religión cristiana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de junio de 1999