Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy visita la parte más conflictiva de las obras del Prado

El ministro de Educación y Cultura, Mariano Rajoy, visitó ayer las obras de reforma del Museo del Prado, que a finales de julio estarán terminadas. El ministro, acompañado por la subsecretaria Ana María Pastor; el director del museo, Fernando Checa; el presidente del patronato, José Antonio Fernández Ordóñez; el arquitecto Dionisio Hernández Gil, y los directivos e ingenieros de las empresas constructoras Fomento de Construcciones y Contratas y Necso, se detuvo en la sala XII, dedicada a Velázquez, y recorrió la cubierta de plomo y el encamonado de la sala donde volverá a exponerse Las meninas.La sala XII, donde irá el grueso de la obra de Velázquez, que se completará con otras cuatro, ha sido la zona más conflictiva de la reforma de las cubiertas, que al incorporar 20 salas (con una superficie de 2.500 metros cuadrados) en una nueva planta ha elevado el presupuesto a 3.000 millones de pesetas. Los cambios introducidos en la ejecución de la sala XII provocaron enfrentamientos entre los arquitectos y el patronato, que al final impuso sus criterios hasta conseguir una iluminación adecuada. Las modificaciones han supuesto un aumento de 110 millones de pesetas y un año de retraso en las obras generales, al sumarse los retrasos en la definición y colocación de la sobrecubierta en el edificio Villanueva. Cuestión de luz

La propuesta de los arquitectos Dionisio Hernández Gil y Rafael Olalquiaga para la zona oval de Velázquez, con "una estructura supercompleja", según Olalquiaga, con un encamonado visitable -el espacio entre el techo de la sala y la claraboya exterior-, dejaba vista la estructura y provocaba unas enormes diferencias de iluminación en la sala. El luxómetro medía 1.000 luxes en el centro, y 300 y 100 en otras partes, cuando debe tener una distribución uniforme de 150 luxes.

Ante la postura del patronato, que no admitió la obra, se pidió un estudio de iluminación a la firma británica de ingeniería Ove Arup, que cobró cinco millones.La sala visitada ayer por el ministro Rajoy -la misma que registró las goteras, origen de la actual reforma del edificio- ya está lista para recibir de nuevo a Las meninas, con el pavimento y el nuevo entelado de las paredes. El visitante recordará la anterior, aunque se han recuperado unos 40 centímetros de altura en las molduras perimetrales y la claraboya reparte la iluminación natural y artificial. Las salas Velázquez se inaugurarán en la segunda quincena de junio, y en julio se presentará el edificio Villanueva renovado con todas sus salas.

Rajoy dijo ayer que el Prado es una de las instituciones que "no son para jugar con ellas" al contestar una pregunta sobre la polémica de las restauraciones. "Las opiniones son libres. Respaldamos lo que hagan las personas acreditadas, y Rafael Alonso ha restaurado todas las obras de El Greco. Yo no voy a dar criterios de restauración".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de mayo de 1999