Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un emblema socialista

Manuela de Madre rige desde 1991 la alcaldía de Santa Coloma de Gramenet, una ciudad en la que siempre se volcó la cúpula del PSOE

Manuela de Madre siempre quiso ser bailarina de ballet, pero su vocación política y el hecho de ser hija de un albañil inmigrante hicieron que nunca se calzase las zapatillas. A los 22 años, en 1976, era militante socialista; a los 30, la diputada más joven del Congreso, y a los 36, la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), la ciudad más importante de España gobernada por una militante del PSOE. Podría haber hecho más carrera a la sombra de José Luis Corcuera, pero rechazó ser gobernadora civil de Granada y delegada del Gobierno en Valencia. Su sueño de la alcaldía se hizo realidad en 1991, al segundo intento, por mil votos de diferencia y desbancando a Luis Hernández, un sacerdote del PSUC que llevaba 12 años en el cargo.Es Santa Coloma de Gramenet una ciudad de 130.000 habitantes que limita con Barcelona y que forma parte de lo que fue el cinturón rojo, en el que los socialistas son ahora hegemónicos. De Madre tiene 44 años y lleva 20 en el consistorio, unas veces en el Gobierno y otras en la oposición, y afirma que esta vez es la última que se presenta: "Temo acomodarme y que pase un poco como con algunas relaciones matrimoniales; que vas cumpliendo y eso, pero...".

Su locuacidad es siempre una garantía para las tertulias radiofónicas o televisivas, que tanto frecuentó hace años y para las que no paran de llegarle propuestas. Sin embargo, esa misma espontaneidad causó que fuera denunciada en 1992, cuando, refiriéndose a las simpatías de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) con el independentismo vasco, afirmó: "Hay amores que matan".

Muy avanzadas ya las actuaciones urbanísticas de la ciudad, la candidata afirma que ahora se trata de "coser el territorio", de especializar el comercio y de mantener los equipamientos que se han realizado. El ahora hibernado PSUC siempre recriminó al Gobierno del PSOE que no empezara a invertir en Santa Coloma hasta que De Madre no fue alcaldesa, pero ella lo niega. "Hernández nunca pidió nada a Madrid y siempre hacía gala de su antisocialismo". Pese a ello, admite que, siendo José Borrell ministro de Obras Públicas, se invirtieron muchos centenares de millones en zonas verdes y equipamientos.

Visitas a La Moncloa

No le gusta que la definan como "la niña mimada" del socialismo español, pero casi ningún alcaldable de una ciudad mediana ha tenido el apoyo electoral que ella. Por Santa Coloma han pasado estos años Felipe González, Carmen Romero, Alfonso Guerra, Rosa Conde y Manuel Chaves, entre otros.Tampoco es casualidad que en 1994 fuera la vicepresidenta del 33º congreso del PSOE. De aquella época son también sus cuatro visitas a La Moncloa: dos para comer en la bodeguilla y otras dos para recepciones oficiales.

Se la ha etiquetado de felipista, guerrista y renovadora. Sus detractores dicen que siempre supo estar con la mayoría, a lo que De Madre responde, como siempre, con contundencia. "Soy militante socialista, no de un club de fans".

Desde 1988 es también diputada socialista en el Parlamento catalán, donde hizo su primera intervención en castellano y donde asegura que actúa como "delegada sindical" de Santa Coloma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de mayo de 1999