Tribuna:Tribuna
i

Hacia el pulso total

La presencia de Richard Holbrooke, una vez más, en Belgrado, pendulando entre el hotel Hyatt y la residencia de Slobodan Milosevic, es todo un símbolo de la situación en que se halla de nuevo la Alianza Atlántica, y la comunidad internacional en general, ante la crisis de los Balcanes. El superbombero de la Administración norteamericana profiere antes y después de los encuentros con Milosevic todo tipo de amenazas a su anfitrión para el caso de que éste no se avenga a lo que se le exige, en este caso, que acepte el despliegue de tropas internacionales en Kosovo. Pero éste no se aviene, ni a la primera ni a la segunda ni a la tercera. Y las amenazas cada vez suenan más hueras y sin sentido. "Milosevic está en rumbo hacia una colisión con la OTAN", dijo ayer Holbrooke. ¿Antes no? Parece que ya se ha instalado un cierto pudor en la retórica de los representantes occidentales.Pero además de negarse de plano a lo que se le demanda desde la OTAN con tanto ímpetu como falta de convicción, el anfitrión belgradense se siente al parecer en la necesidad de humillar un poco más al amenazante enviado Holbrooke. Por eso ha lanzado horas antes en la frontera de Macedonia y en el norte de Pristina la ofensiva militar que la OTAN aseguró que impediría por todos los medios a su alcance. Y ha comenzado a detener en controles cerca de localidades fronterizas con Macedonia a todos los hombres adultos kosovares que huyen con sus familias de los bombardeos. Mujeres, ancianos y niños, a pasar frío, terror y hambre en el monte. Los hombres, a comisarías o centros de detención, de momento. Es de esperar, por ellos ante todo, pero también por Holbrooke y por todos los dirigentes del Grupo de Contacto y la OTAN, que los hombres detenidos ayer no acaben como aquellos que fueron separados de sus familias en Srebrenica hace cuatro años.

Más información

Holbrooke fue el que impuso a Milosevic el alto el fuego de octubre pasado bajo la amenaza -siempre amenazando- de que cualquier despliegue de nuevas fuerzas militares serbias en la región supondría una intervención militar de la OTAN. Aquel acuerdo fue violado prácticamente de inmediato. Pero para Milosevic debe ser casi conmovedor que Holbrooke ni siquiera se atreva ya a recordar públicamente aquel acuerdo, ahora que los tanques serbios no sólo se han desplegado más que nunca durante la crisis, sino están además arrasando aldeas albanesas sin mayores contratiempos.

Si Holbrooke y los demás mediadores vuelven a irse de Belgrado con las manos vacías, es más que probable que el castillo de Rambouillet pueda ser alquilado la próxima semana para algún evento más práctico que la prevista segunda ronda de conversaciones. Porque, a la vista de este espectáculo, los albaneses que se habían declarado, no sin reservas, dispuestos a firmar el acuerdo de paz, ya amenazan con boicotear el encuentro. Está claro que Milosevic no tiene ningún respeto a la OTAN. Pero si la Alianza y sus representantes no se la tienen a sí mismos, no pueden esperarla tampoco de los otros contendientes. Así, la situación se pudre por horas y cada vez son más las víctimas y los costes de la no intervención y de la intervención que, al final, será necesaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 10 de marzo de 1999.

Lo más visto en...

Top 50