El Congreso de EE UU quiere cuestionar el envío de tropas

Agencias

El Gobierno del presidente Bill Clinton fracasó ayer en su intento de impedir un debate en el Congreso sobre el envío de tropas norteamericanas a Kosovo mientras las negociaciones con Yugoslavia y la guerrilla proalbanesa sigan en punto muerto. A pesar de la advertencia lanzada por la secretaria de Estado norteamericana, Madeleine Albright, el presidente de la Cámara de Representantes, Dennis Hastert, fijó para hoy el debate parlamentario."Les aseguro que un debate en el Congreso ahora complicaría los esfuerzos para sentar a la mesa de negociaciones a serbios y albanokosovares", había declarado Albright ante una comisión del Congreso. Para la secretaria de Estado, una votación en estos momentos, fuera cual fuera su resultado, enviaría un mensaje equivocado, bien a los aliados de la OTAN o bien al presidente yugoslavo, Slobodan Milosevic, sobre la posición de EEUU en el problema. "Si nos oponemos al envío de una fuerza de paz a Kosovo, podría ser interpretado como una luz verde a las partes en conflictos para que reanuden los combates", explicó.

Más información

Los republicanos, que tiene mayoría en el Congreso, se encuentran divididos ante la posibilidad de enviar a 4.000 soldados estadounidenses como parte de una fuerza multinacional de la OTAN, formada por 28.000 militares, que sería desplegada en el caso de que serbios y albano-kosovares aceptaran el plan de paz propuesto por la comunidad internacional. Albright prometió que no se enviarán tropas "hasta que se haya alcanzado un acuerdo".

En su comparecencia ante el Congreso, Albright reveló que el enviado especial estadounidense a Belgrado, Richard Holbrooke, lleva al presidente yugoslavo, Slobodan Milosevic, un mensaje en el que se le advierte de que el mejor acuerdo que puede alcanzar en estos momentos su Gobierno es aceptar las condiciones de las negociaciones de paz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 10 de marzo de 1999.

Lo más visto en...

Top 50