Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Fuera máscaras

Hay algo que todos tenemos que agradecer a Pinochet: que ha obligado a muchos a quitarse la máscara y mostrar dónde realmente están. Como a Fidel Castro, que primero se alegró al ver preso a su enemigo, pero después, anteponiendo su interés personal de dictador, reclamó su inmunidad. O al impenitente ministro de la dictadura, Fraga, para quien apresar a Pinochet era, dijo, acabar con la civilización. Para no hablar de nuestro inquierdista González, otro abogado de la impunidad de Pinochet, quien ya en su día confesó: "Prefiero un Gobierno fuerte, aunque sea de derechas".Ahora se ha conocido el posicionamiento -nada sorprendente- en favor de Pinochet del último Estado no democrático de Europa: el Vaticano, que todavía se atreve a decir que no lo hace por política, sino por "humanitarismo" con Pinochet: lástima que antes no mostrara ese humanitarismo con las miles de víctimas de ese sádico carnicero.

A todos ellos hay que repetirles, con los manifestantes chilenos que reclaman justicia: "Quien ayuda a Pinochet es fascista como él".-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de febrero de 1999