Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EN TORNO A ARCO 99

Una exposición rescata a seis pintoras de la vanguardia española

Se presentan 60 obras, algunas desconocidas, de entre 1910 y 1945

Ojalá sea la última vez que haya necesidad de organizar una exposición colectiva exclusivamente de mujeres. Con esta declaración de intenciones, la Fundación Cultural Mapfre Vida presentó ayer la muestra Fuera de orden. Mujeres de la vanguardia española, que reúne -desde hoy hasta el 18 de abril- sesenta obras de seis pintoras que, aunque no todas nacieran en España, irrumpieron en la vanguardia española del primer tercio del siglo XX, coincidiendo con el movimiento cubista: María Blanchard (Santander, 1881-París, 1932), Maruja Mallo (Lugo, 1902-Madrid, 1995), Norah Borges (Buenos Aires, 1901-1998), Olga Sacharoff (Tblisi, 1879-Barcelona, 1967), Remedios Varo (Gerona, 1908-México, 1963) y Ángeles Santos (Gerona, 1911), la única superviviente, que no ha podido acudir a la inauguración de la muestra por haberse roto la rodilla. "Todas ellas fueron mitificadas, incluso alentadas por sus compañeros; también fueron vistas como sujetos exóticos; pero luego nunca han contado con una revisión oficial equivalente a sus colegas masculinos, a pesar de ser pioneras; por eso nos lanzamos a este homenaje un poco incómodo", manifestó el comisario de la muestra, Fernando Huici. Las pintoras seleccionadas no manifestaron vocación de articular un grupo, algunas presentaron identidades dispares y sus biografías no son homogéneas. El criterio a la hora de elegir a estas artistas se ha basado en la solvencia y volumen de su obra y en la "especialísima intensidad" de su trabajo, según los organizadores.

Perdidos e inéditos

La muestra se centra en el periodo que abarca desde 1910 hasta 1945. Las obras proceden de museos y colecciones particulares tanto de ciudades europeas como americanas. Y uno de los alicientes es que algunos de los cuadros o bien estaban perdidos o eran inéditos. Ninfas encadenando a Sileno, que abre la exposición, es una obra de Blanchard (pintora exponente del cubismo que luego derivó hacia el realismo) que permanecía empotrada en un muro, desde 1910, en el domicilio de un coleccionista particular. Con ella, la autora ganó la segunda medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1910. Y, sobre el cuadro, García Lorca escribió: "Uno de los primeros cuadros que yo vi en la puerta de mi adolescencia fue ese cuadro de María". Maruja Mallo donó en 1929 Dos mujeres en una playa a un amigo como regalo de boda y no se ha vuelto a contemplar hasta ahora. La obra La mujer de la cabra, de la misma autora, no ha sido expuesta desde hace tiempo. La última vez que se vio El reino vegetal y el reino animal, de Ángeles Santos, fue en 1930. Los planteamientos ultraístas vienen representados en Norah Borges (la única hermana de Jorge Luis Borges), cuya obra Mujeres en un jardín era desconocida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de febrero de 1999