Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de San Sebastián debatirá si levanta un monumento en recuerdo a las víctimas del terrorismo

El Ayuntamiento de San Sebastián someterá a la aprobación de la corporación municipal la instalación de un monumento en recuerdo a las víctimas del terrorismo y la violencia, cuya ubicación sería la zona que se creará tras la remodelación del parque de Cristina-Enea. Así se desprende de la reunión que ayer mantuvieron una representación de las víctimas del terrorismo de ETA y los GAL, formada por 15 personas, con el alcalde donostiarra, el socialista Odón Elorza, y el concejal de Cooperación y Tolerancia, Ernesto Gasco. En la cita estuvieron presentes, entre otros, Consuelo Ordóñez, hermana del concejal del PP asesinado hace cuatro años; Laura Martín, viudad de Juan Carlos García Goena, además de la portavoz de la Asociación de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Cristina Cuesta. Tras la reunión, Cuesta confirmó que esta iniciativa se enmarca dentro del plan San Sebastián, ciudad para la paz, y que el futuro monumento se construirá una vez superados los trámites administrativos y realizados los estudios municipales pertinentes, lo que podría demorar su instalación entre cuatro y seis años. La financiación de este símbolo correría por cuenta del Ayuntamiento donostiarra, confirmó el alcalde de la ciudad. Cuesta aseguró que en adelante las relaciones de las víctimas y el consistorio donostiarra serán más fluidas, y anunció que este colectivo presentará al pleno municipal su manifiesto inaugural, donde se solicitará la adhesión del Ayuntamiento a este documento, que ya obra en poder del lehendakari, Juan José Ibarretxe, el presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, y los obispos vascos. Odón Elorza reconoció, en tono autocrítico, durante la charla con los miembros de este colectivo: "No he estado en todos los casos y de manera permanente apoyando a las víctimas del terrorismo, especialmente las producidas en San Sebastián". Por otro lado, las víctimas acogieron ayer con satisfacción el reconocimiento a la labor de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Suráfrica, premiada por la Fundación Sabino Arana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de enero de 1999