Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El método más eficaz contra la infertilidad logra un 33% de éxito

Combina inseminación y medicación

El método más efectivo para luchar contra la infertilidad es una combinación de inseminación artificial y medicamentos que estimulan la producción de óvulos. Ésta es una de las conclusiones de un estudio publicado por The New England Journal of Medicine, que sitúa el porcentaje de éxitos en un 33%. De ellos, un 33% puede ser embarazo múltiple, casi siempre de gemelos.

El estudio confirma los porcentajes de éxito de la inseminación artificial en el tratamiento de parejas con infertilidad que ya barajaban los médicos, según Antonio Pellicer, del Instituto Valenciano de Infertilidad. Pero es relevante por el número de parejas y centros de fertilidad que han participado en él: 932 de 10 centros repartidos por Estados Unidos.El estudio concluye que el método más eficaz para luchar contra la infertilidad resulta de combinar el suministro de estimulantes ováricos con una inyección de semen en el útero. Por detrás, con un 19% de aciertos, está un tratamiento muy similar, pero en el que la inyección se pone en el cuello del útero y no en la cavidad uterina.

Estos resultados deben, sin embargo, ser tomados con cautela, según el comentario que acompaña su publicación, firmado por dos especialistas holandeses de la Universidad de Utrecht. Según ellos, los datos del estudio sostienen que el porcentaje de parejas que se someten con éxito a uno de estos tratamientos es similar al de las que lo harían sólo con seguir intentándolo durante un año. Pellicer no comparte esta opinión, ya que "la inseminación artificial es siempre un tratamiento de choque". Para las parejas que fracasan después de someterse a alguno de estos métodos (67% según el estudio) habría que recurrir a tratamientos más agresivos, como la fecundación in vitro.

De las inseminadas artificialmente, un 33% corre el riesgo de sufrir un embarazo múltiple, un porcentaje superior al observado por Pellicer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de enero de 1999