La defensa pide prisión atenuada por razones de salud

La defensa de Jesús Gil ha solicitado al juez instructor que atenúe la prisión decretada el pasado jueves y la sustituya por arresto domiciliario bajo vigilancia por motivos de salud. Según afirmó el abogado Horacio Oliva, que ha asumido la defensa, existen "causas médicas muy importantes" que justifican esta medida y existen informes de los médicos habituales de Gil en los que se sostiene que sus problemas coronarios "se agudizan ante crisis de angustia".Gil se encuentra desde la madrugada de ayer ingresado en el Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria de Málaga, donde fue trasladado desde la prisión de Alhaurín de la Torre con un episodio de hipertensión. El director médico del hospital, Francisco Fortes, informó que el alcalde de Marbella, que habitualmente padece problemas de arritmia, ingresó con una tensión "demasiado alta", (11/21). En la tarde de ayer, el paciente no había respondido como se esperaba al tratamiento médico y la dieta alimenticia a la que fue sometido, por lo que los médicos decidieron dejarlo ingresado en el hospital. "No es que haya empeorado, sino que se ha ralentizado la mejoría y no se le puede dar el alta", confirmó Fortes sobre las 20.00 horas. El director del hospital afirmó poco después que Gil continuará unos tres días en el hospital para su control cardiaco.

Más información
Presentada la moción de censura contra Jesús Gil en la Mancomunidad de la Costa del Sol

Jesús Gil Marín aseveró que la familia está "tremendamente preocupada" por el estado de salud de su padre, tras visitarle en el hospital y advirtió: "Queremos que se restablezca la situación de normalidad lo antes posible porque lo estamos pasando muy mal".

Sin embargo, si se siguen los cauces habituales, el juez no resolverá antes del jueves el recurso de reforma presentado contra el auto de prisión, según vaticinaron fuentes judiciales. El magistrado Santiago Torres se limitó ayer a admitir a trámite el recurso y comunicarlo a la fiscalía para que se pronuncie. El fiscal pidió la orden de prisión incondicional contra Gil y su ex primer teniente de alcalde Pedro Román por la comisión de presuntos delitos de malversación y falsedad documental y contable por el desvío de fondos del Ayuntamiento de Marbella al Atlético de Madrid. En los próximos días el juez podría tomar declaración a los presidentes del Sevilla, Betis y Joventut de Badalona, que también han lucido en sus camisetas publicidad del Ayuntamiento de Marbella.

El presidente del Betis, Manuel Ruiz de Lopera, se mostró dolido por el encarcelamiento y afirmó a Efe: "Me da pena porque a Gil hay que dejarlo ir 10 minutos. Cuando se le escucha y ha echado toda la espuma por la boca, no es mala gente. Después te llama y te dice que no te ha querido ofender".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS