Los arqueólogos descubren en L"Alcúdia de Elche un complejo deportivo romano La campaña de excavaciones se cierra con este hallazgo hasta el próximo julio

Los romanos la llamaron Ilici y en el siglo I sus ciudadanos tenían los mismos privilegios que los nacidos en Roma. Parte de su pasado esplendoroso se ha conservado hasta hoy tras estar enterrado cerca de 2.000 años. La última campaña de excavaciones en el yacimiento de L"Alcúdia, en Elche, donde un día estuvo Ilici, ha sacado al descubierto parte de un complejo deportivo que demuestra el nivel de vida y ocio de sus antiguos moradores. Este hallazgo obligó a los arqueólogos a prolongar casi dos meses el periodo de excavaciones, que concluyó hace unos días.

Una piscina, un mosaico, agujas de hueso y cientos de trozos de cerámica son algunos de los tesoros recuperados. El yacimiento de L"Alcúdia es conocido internacionalmente por el descubrimiento, en 1897, del busto ibérico de la Dama de Elche. No obstante, el periodo de máximo esplendor del asentamiento corresponde a la época romana. En esta etapa se alzan en la ciudad edificios civiles y religiosos con materiales nobles y perdurables. El director de las excavaciones, Alejandro Ramos, precisa que el descubrimiento del complejo deportivo es el hallazgo más importante desde 1989, cuando se localizó el foro. La entrada al complejo deportivo está junto a la muralla romana. En el acceso principal se ha encontrado un mosaico de mármol con teselas azules, blancas y rojas que reproducen dibujos geométricos. Desde esta sala se subía por unas escaleras hasta una zona porticada en forma de rectángulo en la que se ejercitaban los deportistas. En el centro de la sala, los arqueólogos han descubierto una piscina prácticamente intacta. "Cuando en el siglo III los visigodos invaden la ciudad, los complejos deportivos caen en desuso y se levantan edificios esenciales", narra Ramos. "Afortunadamente, los bárbaros utilizaron esta zona como vertedero de escombros y eso nos ha permitido encontrarla ahora en perfecto estado, ya que solamente hemos hallado un pozo del nivel visigodo", añadió. La piscina tiene escalones para acceder al agua y un pódium para que los nadadores pudieran lanzarse. Según Ramos, el techo de la zona porticada del área deportiva estaba en pendiente para llenar la piscina con la lluvia. La instalación contaba con desagües para evacuar los sobrantes y sanear el agua. En aquel entonces, Ilici era una isla amurallada de 110.000 metros cuadrados, los mismos que ahora tiene el yacimiento de L"Alcúdia y, según los historiadores, las precipitaciones eran mucho más abundantes que hoy en día. En la zona, los arqueólogos han encontrado cientos de trozos de ánforas en las que, al parecer, se almacenaban agua y grasas para facilitar la práctica deportiva. Junto a la cerámica han aparecido agujas de hueso para sujetar ropa, pinzas de depilar de bronce, lucernas, mármol y restos calcinados del antiguo techo de madera de olivo. Los restauradores finalizarán este mismo mes la limpieza del mosaico, que está cubierto de una capa salina. Asimismo, Ramos señala que los trabajos que se ejecutarán durante el próximo periodo de excavaciones, que comenzará en julio, se centrarán en esta zona, ya que las palas han dejado al descubierto varias estancias alrededor de la piscina. El yacimiento y el museo de L"Alcúdia están gestionados por la Fundación Universitaria de Investigación Arqueológica, integrada por el Ayuntamiento de Elche, la Universidad de Alicante y la familia Ramos, antigua propietaria de la zona. En L"Alcúdia se han llevado a cabo, desde 1933, un total de 63 excavaciones oficiales, que han dejado al descubierto el 10% de su superficie. No obstante, el mayor hallazgo, la Dama de Elche, se realizó de manera fortuita hace más de un siglo. El objetivo de la fundación es impulsar las excavaciones y abrir el yacimiento al turismo para que pueda autofinanciarse con la venta de entradas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de enero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50