Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Datos de interés

El sabor de la Axarquía

EMPRESAS» UcopaxaEl marrón indefinido de las pasas secándose al sol forma parte indisoluble del paisaje de la Axarquía. No en vano de esta comarca malagueña limítrofe con Granada sale el 80% de la producción nacional. Pero los municipios axárquicos no sólo generan cantidad, sino calidad. La recién creada denominación de origen no es más que el espaldarazo al trabajo bien hecho. Y en ese trabajo está el secreto de la pasa malagueña, cultivada de forma artesanal de cabo a rabo. Ucopaxa, una cooperativa de cooperativas, envasa y comercializa casi la mitad de las uvas que los agricultores de ocho municipios de la comarca secan con paciencia y dedicación. Aunque para la mayoría de los mil productores integrados en la empresa se trata de una explotación complementaria, la suma no es nada despreciable. Esta campaña Ucopaxa ha vendido 500.000 kilos de pasa, con una facturación de 250 millones. Casi toda la producción se destina al mercado nacional y se comercializa a través de las grandes superficies. Sólo el 15% se exporta a Portugal, Suiza y Francia. Atrás han quedado los tiempos en que los méritos y el dinero se lo llevaban otros porque los agricultores no estaban organizados. Ucopaxa se creó en 1980. "Se dieron cuenta de que cada uno por su cuenta no llegarían a ningún sitio. Había empresas que los explotaban, les pagaban poco y tarde. Entonces decidieron unirse y no se equivocaron", cuenta su gerente, Salvador Muñoz. El kilo de pasa malagueña cuesta alrededor de 500 pesetas, casi el triple de la que se importa de Chile y Argentina. La calidad impone la diferencia. En la Axarquía las uvas se secan al sol durante tres semanas, mientras que en otras zonas productoras se utilizan hornos que fuerzan el proceso a menos de 24 horas. La denominación de origen fue justamente un recurso impulsado por los agricultores para evitar el fraude. La elaboración artesanal es una garantía de calidad, pero al mismo tiempo un freno para la expansión. "Los productores tienen una media de 50 años, los viñedos son antiguos y todo el trabajo es manual, desde la poda y la vendimia hasta el secado en los paseros. No todos los jóvenes están dispuestos a continuar ese esfuerzo. La única forma de que esta actividad aumente o al menos se mantenga es con ayudas públicas a la renovación de los viñedos", dice Muñoz. Pero la empresa no sólo reclama cambios, también los acomete. Por ello ha decidido diversificar su producción. Desde hace medio año ha empezado a elaborar dos vinos, uno dulce y otro semidulce, de los que ya ha colocado en el mercado alrededor de 100.000 litros. Ucopaxa tiene sus modestas instalaciones en Vélez Málaga. Cada día las máquinas envasadoras escupen 14.000 paquetes que encierran el sabor de la Axarquía. Debido a que el proceso es muy mecanizado, aún en plena campaña la empresa solo da empleo a una decena de trabajadores. Y es que las ocho cooperativas que forman Ucopaxa ya mandan las pasas limpias, listas para su envasado. Aunque visto así, su labor no parece demasiado grande, el gerente se encarga de despejar cualquier duda: "¿Cómo podrían estos pequeños agricultores colocar sus productos en Madrid o adquirir maquinaria para el envasado o tener peso frente a las grandes empresas de frutos secos? No podrían". Muñoz insiste incluso en que si no fuera porque esta cooperativa ha dado salida -y a buenos precios- a las pasas de muchos agricultores, la mitad de estas explotaciones tal vez hubiera desaparecido. Ucopaxa ha contribuido así al mantenimiento de una agricultura a la vez social y ecológica, en una comarca en la que el éxodo hacia las ciudades ha sido continuo. "Ahora la ganancia se la llevan los productores; la unión ha ayudado a defender un poco el producto y a que no desaparezca el 50% de estas explotaciones", insiste. La pasa se obtiene también en el otro extremo de la provincia: en Manilva, en el límite con Cádiz. La producción de este municipio está recogida en la denominación de origen, pero es sin duda la comarca de la Axarquía la que mayor identificación tiene con este producto. De hecho, seis pueblos hacen de esas explotaciones un recurso turístico. Moclinejo, Almáchar, El Borge, Cútar, Comares y Totalán constituyen la Ruta de la pasa. En 18 años de existencia, la cooperativa ha sido un acicate para la supervivencia de una forma de cultivo artesanal que es seña de identidad de toda una comarca. LEONOR GARCIADirección Polígono El Olivarillo, parcela 13. Vélez Málaga Empleos 10 Facturación 250 millones Producción Envasado y distribución de pasas de uva Seis pueblos han creado una ruta turística en torno a este cultivo, distinguido con la denominación de origen

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de diciembre de 1998

Más información

  • La cooperativa distribuye el 50% de la pasa de la comarca malagueña