"Parecía de gelatina"

Pasaban pocos minutos de las 9.00 de la mañana. Mercè se encontraba en la terraza del piso situado justo en frente del edificio de la antigua fábrica y vio cómo se desplomaba. "He oído un rumor, he alzado la vista y he visto como primero caía una pared medianera hacia el jardín de la casa de al lado, enseguida ha caído la fachada hacia la calle y luego todo el interior." Mercè no daba crédito: "En momento ha quedado todo lleno de polvo, no se veía nada. No sabía qué hacer. Me sentía completamente impotente". Montserrat Muntada, repartidora de periódicos, se encontraba en la calle: "He oído como un revuelo de pájaros muy fuerte y al mirar he visto que la fachada temblaba, los ventanales se venían abajo y el edificio se hundía en cuestión de segundos. Parecía un edificio de gelatina que se tambalea y cae". La misma impresión tuvo otro vecino: "Se oyó un ruido muy fuerte, como un terremoto, pero no fue un golpe seco. Fue un rumor sordo y terrible y luego se oyeron los gemidos de las chicas debajo del escombro.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS