Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Michael J. Fox y los estrógenos

La noticia se ha sabido esta semana: Michael J. Fox, el famoso protagonista de Regreso al futuro y de las siguientes entregas cinematográficas, sufre la enfermedad de Parkinson. Y sólo tiene 37 años. El temblor de uno de sus dedos fue el primer síntoma que le llevó finalmente al fatal diagnóstico.Su caso no es el único, pero ciertamente sufrir Parkinson a esa edad es, afortunadamente, algo poco frecuente. "No hay datos contundentes", explica Eduardo Tolosa, "pero todos los estudios realizados al respecto demuestran que en un 10% de los pacientes la enfermedad se manifiesta antes de los 40 años. Este tipo de paciente tiene una problemática muy específica. Es gente con familia a su cargo y con trabajo activo. Últimamente hay estudios que indican que los estrógenos pueden tener un efecto beneficioso sobre la enfermedad. Por ejemplo, los pacientes jóvenes acostumbran a ser hombres. En la mujer, el Parkinson aparece más tardiamente. Entre mujeres que después de la menopausia ha recibido tratamiento hormonal con estrógenos, comparadas con las que no lo han recibido, la enfermedad es más benigna y comienza más tarde".

Los neurólogos confían en la genética para poder desentrañar en el futuro los misterios del este mal. Se han tratado de hallar causas medioambientales -la contaminación, los pesticidas, etc.-, pero no ha habido nada concluyente. La enfermedad se extiende homogéneamente en todas las latitudes. Se cree que el origen genético está en sólo un 5% de los casos. Sin embargo, en los últimos seis meses se han identificado tres genes relacionados con el Parkinson y, como explica Tolosa, eso abre la posibilidad de estudiar por qué una anomalía en una proteína produce la enfermedad. "Eso es ya algo factible científicamente y por esa vía van a llegar muchos avances respecto a ese grupo de pacientes cuya enfermedad es hereditaria, pero se podrán extrapolar los resultados al resto de los afectados". ¿Hay alguna manera de prevenir el Parkinson? Lamentablemente no hay nada seguro al respecto. Tolosa descarta que la nicotina ayude, como ha sugerido algún estudio. Cree que es más propio de la personalidad del parkinsoniano el no fumar, lo que explicaría el hecho de que haya más enfermos entre los no fumadores. En cuanto a mantener la mente activa, ¿quién sabe? No puede descartarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de diciembre de 1998