Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los políticos piensan ya en cómo rentabilizar los honores de Alcalá

Utilizar el título de Ciudad Patrimonio de la Humanidad concedido a Alcalá de Henares por la Unesco el pasado miércoles, ejercer como tal. Esto es lo que creen partidos y asociaciones alcalaínos que han de hacer ahora los promotores de la declaración: la Universidad y el Ayuntamiento de Alcalá y la Comunidad de Madrid.También coincidieron políticos y representantes sociales en que las tres instituciones deben hacerlo de la mano y con miras de al menos una década. La formula: un patronato o un convenio entre las tres administraciones públicas y la Universidad para reactivar la ciudad aprovechando los honores de ser Patrimonio de la Humanidad.

Tanto el rector, Manuel Gala, como el alcalde en funciones, Gustavo Severién (PP), defendieron ayer esta postura. "Tenemos que ir a por un programa total de recuperación del casco y de su entorno", dijo Gala. "Alcalá debe convertirse en la capital cultural de la región", apuntó Severién.

El candidato a la alcaldía por IU, Luis Suarez, manifestó: "Es necesario un convenio tripartito que aborde las inversiones necesarias para el mantenimiento del patrimonio y para preparar un programa cultural permanente y de calidad". "El PP no parece ser consciente de ello, aún no ha presentado su proyecto de presupuestos municipales para 1998", añadió.

Ante la pregunta de si Alcalá está preparada para asumir el título, el más duro fue el portavoz de la Asociación de Empresarios del Henares, Rafael Jiménez: "No. Para equipararse a las otras ocho ciudades patrimonio españolas, Alcalá tendrá que redoblar sus esfuerzos, sobre todo en lo tocante a la oferta de camas, los accesos a la ciudad y al casco, y el aparcamiento en la ciudad antigua, que ahora es una isla".

Alcalá recibió durante 1997 alrededor de 60.000 turistas. La empresa de guías de la ciudad duplicará el servicio este fin de semana, ya que esperan que aumente el número de visitantes, a pesar de que dos de los lugares claves, la catedral y la Casa de Cervantes, están cerrados por obras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de diciembre de 1998