Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Margarita Rivière explica en un libro la historia de España a través de las canciones de Joan Manuel Serrat

Desde que se iniciara en el mundo de la música, el cantante Joan Manuel Serrat (Barcelona, 1943) ha ido componiendo un cancionero que es, a la vez, una crónica de la historia de España en las últimas décadas. Así lo defiende la escritora y periodista Margarita Rivière, autora de Serrat y su época. Biografía de una generación (EL PAÍS Aguilar). En el libro, presentado en Barcelona, Rivière traza una biografía profesional del cantante y, al tiempo que analiza buena parte de las 250 canciones compuestas por él, repasa los acontecimientos ocurridos en España en los últimos 50 años.La España de Serrat, la que él vivió y narró en sus canciones y que Rivière cuenta en el libro, es la de la dureza de la posguerra, el franquismo, el compromiso político, la democracia, la reivindicación del Sur, el despertar del sentimiento ecologista, y también la del espinoso tema de Eurovisión -Serrat fue excluido del festival porque pedía cantar en catalán-, y la de las etiquetas que marcaron el trabajo del cantante. Éste, en la presentación del libro se confesó "muy satisfecho por haber podido sobrevivir a esto que llaman moda, precisamente porque nunca he estado dentro de la moda".

Cuando se enfrentó a la elaboración de Serrat y su época, centrada principalmente en conversaciones con el cantante y en el estudio de sus composiciones musicales, Rivière sintió "angustia" provocada por el hecho de "hablar de alguien a quienes todos creen conocer a través de sus canciones". Dijo que le parecía muy raro "que Serrat no tenga una biografía profesional".

El cantante aclaró que ha colaborado con la autora en todo lo que ella le ha pedido y, tras subrayar que "es un libro de Margarita en todos los sentidos", reconoció que las charlas preparatorias le han servido "como sesiones de conversación terapéutica para aclarar la memoria. Fue como ir gratis al psiquiatra". Serrat se mostró satisfecho al comprobar que todas las cosas que ha escrito, "puestas unas detrás de otras, tienen sentido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de noviembre de 1998