El cubano Pedro Gutiérrez describe los bajos fondos de La Habana

El periodista, poeta y escritor Pedro Juan Gutiérrez (Cuba, 1950) está preocupado por la crisis económica que desangra su país. Especialmente, por su nefasta influencia sobre el desarrollo cultural de Cuba. Este autor, que ha estado en Barcelona para presentar su libro de cuentos Trilogía sucia de La Habana (Anagrama), es consciente de que, si las cosas no cambian, "dentro de unos años seremos un pueblo de analfabetos funcionales".Gutiérrez afirma que esta preocupación es común entre los intelectuales cubanos. "Los niños son los más afectados por esta situación, no hay libros para ellos y, si el hábito de la lectura no se crea antes de los 12 años, ya es muy difícil crearlo", afirma Gutiérrez, que llama a la solidaridad para paliar este problema.

Pese a todas estas dificultades, y aunque se vea obligado a viajar a otros países para poder publicar sus libros, Gutiérrez se siente fascinado por Cuba. Por eso no se ha planteado vivir en otro lugar: cuando viaja, siempre acaba por añorar la isla. Además, cree que, tímidamente, las cosas empiezan a mejorar. "Hay una recuperación lenta, pero se nota". Y existe un buen caldo de cultivo para que así sea: "Hay un resurgimiento de la literatura cubana. Parece que eso les sucede a todos los pueblos, con la crisis haces escapar tu espíritu adonde puedes. También hay un resurgimiento en las artes plásticas, en la música. Necesitas una válvula de escape. O te conviertes en un alcohólico".

Ron, sexo y música

Gutiérrez habla con conocimiento de causa. Tras varios años consumiendo una botella de ron y dos cajetillas de tabaco diarias, afirma: "Me fui recuperando gracias a la literatura"; y entonces hizo escapar su espíritu hacia los bajos fondos de La Habana Vieja, para explorar en la miseria y en las formas de hacer frente a la desesperación, para plasmarlas luego en sus cuentos y poemas. "Me interesa mucho la gente y en lo que me queda de vida quiero explorar el antihéroe", dijo el escritor, que define su literatura como "realismo sucio, sin nada que ver con el realismo mágico o maravilloso".Trilogía sucia de La Habana, la primera obra del escritor cubano que se publica en España, reúne tres libros de cuentos de marcado carácter autobiográfico, en los que el sexo, la música y el ron son elementos omnipresentes. "Lo del sexo en Cuba no es un mito", apunta socarrón el autor, que no descarta componentes "genéticos" en la desinhibición de los cubanos. Con una prosa desgarrada, literal, el escritor revive situaciones de su vida y no esconde su huella con falsas pistas, puesto que muchos de los protagonistas de sus cuentos son él mismo. "Cuando me decidí a hacer literatura pensé que o me entregaba totalmente o no hacía nada. No quiero quedarme a medias, no merece la pena callar lo que hay que decir", afirma.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS