Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cirugía sin transfusiones, a debate en Alicante

Los dilemas éticos de los testigos de Jehová frente a las transfusiones de sangre y el pavor al quirófano por contagio de enfermedades como el sida o la hepatitis C tienen una solución. Que ésta llegue a España sólo depende de la capacidad de adaptación de los cirujanos a una nueva filosofía que ya es realidad en Estados Unidos y en varios países europeos. Se trata de la cirugía sin sangre, que sostiene que existen alternativas a la transfusión antes, durante y después de una intervención quirúrgica. Sobre ese cambio de mentalidad debaten expertos en cirugía y transfusiones durante el XXI Seminario Internacional de Cirugía General y Digestiva que se celebra en Alicante.El objetivo del congreso es construir puentes de diálogo entre los médicos y los pacientes que se resisten a recibir una transfusión de sangre. Justo Medrano, catedrático de Patología y Cirugía en la Facultad de Medicina de Alicante y jefe del servicio de Cirugía del Hospital Universitario de San Juan, es uno de los presidentes de las jornadas. Opina que los dos colectivos deben esforzarse en ese acercamiento. "Se trata de que los médicos comiencen a trabajar con las alternativas que existen", dice. Como norma, cita que no es necesario transfundir hasta que el paciente presente una tasa de hemoglobina inferior a seis miligramos por decilitro de sangre..

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de noviembre de 1998