Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Austria prepara los cargos para solicitar la extradición de Pinochet

El caso es significativo. Mientras que la defensa del ex dictador en Londres apela a la inmunidad y a la soberanía chilena para juzgar a Pinochet, la justicia austriaca se dispone a solicitar la extradición del ex general por asalto en 1976 de la Embajada de Bulgaria en Santiago, entonces bajo protección de Austria, y llevarse detenidos a 23 ciudadanos chilenos, alguno de los cuales engrosó la lista de desaparecidos bajo el régimen militar.

El caso, que está en manos de la Fiscalía General de Austria, está a punto de convertirse en la base legal de una solicitud formal de extradición del ex dictador. Los hechos sucedieron el 15 de junio de 1976. Entonces 23 chilenos lograron refugiarse en el interior de la Embajada de Bulgaria en Santiago, que se encontraba bajo protectorado austriaco tras la retirada de todos sus representantes diplomáticos en protesta por el golpe de Estado. Cuando el embajador de Austria, Anton Segur-Cabanac, acudió a conocer la situación de los 23 chilenos, la Embajada búlgara se encontraba ya sitiada por policías uniformados y agentes de civil. El diplomático -según dijo después- se negó a entrar en el recinto por miedo a ser tomado como rehén y los refugiados rechazaron salir al jardín a negociar por temor a las unidades militares. Como el diálogo no fue posible, el diplomático austriaco se retiró.Por la noche, agentes de la policía política del régimen (la DINA) irrumpieron por la fuerza en la legación y se llevaron a los 23 solicitantes de asilo, trasladándolos a Cuatro Álamos, un centro de torturas de la DINA.

"Es una violación increíble de la inmunidad del territorio diplomático, una acción nunca vista en la historia diplomática", declaró el embajador Segur-Cabanac. También aseguró que Austria le había dado la orden de no protestar oficialmente para evitar conflictos que obstaculizaran otros procesos de asilo político. La protesta fue sólo verbal.

Liberados y detenidos

Para evitar un escándalo internacional, los 23 rehenes fueron puestos en libertad al día siguiente, ante la presencia de la prensa, en el parque O"Higgins. Fue tan sólo una operación de imagen, porque inmediatamente después de aquella puesta en escena, los recién liberados volvieron a ser capturados por la DINA.En informes oficiales de la ONU se tiene constancia de la detención y desaparición definitiva de dos de ellos, los militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, Raúl Cornejo Campos y Sergio Pardo Pedemonte, que formaban parte del grupo de los refugiados en la Embajada de Bulgaria. La desaparición y presunto asesinato de ambos, como consecuencia del secuestro, es el delito imprescriptible que permite ahora abrir el expediente, explicó el abogado Richard Soyer.

El representante de dos exiliados chilenos en Austria, Mónica Medina-Bravo y Erik Zott, que plantean este caso como delito público, busca otros testigos del delito que puedan aportar más pruebas. Según el abogado, la denuncia se fundamenta en el aspecto extorsivo del secuestro: disuadir a otros perseguidos políticos de buscar protección en las sedes diplomáticas. En otras cinco ocasiones, Austria protegió a grupos de refugiados en Santiago.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de noviembre de 1998

Más información

  • Viena acusa a la DINA de secuestrar a 23 chilenos en una embajada