Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Investigadores de Portugal y España logran producir espermatozoides

Un equipo de investigadores de Portugal, España y Japón, dirigidos por el luso Mario de Sousa, ha logrado producir, por primera vez, in vitro espermatozoides plenamente desarrollados a partir de células sexuales inmaduras, según informó ayer el Diario de Noticias. De acuerdo con este periódico lisboeta -el equipo de Mario de Sousa, el Instituto de Ciencias Biomédicas Abel Salazar, en Oporto- logró dar este paso el mes de agosto pasado."Todos los intentos de cultivar en laboratorio células sexuales inmaduras masculinas habían fallado hasta ahora", dijo Mario de Sousa al Diario. "Colocadas en los cultivos que usamos habitualmente en laboratorio, aquellas células germinales inmaduras precursoras de los espermatozoides no sólo nunca se desarrollaban, sino que morían rápidamente", explicó el especialista.

Los investigadores recurrieron entonces a recubrir las placas de cultivo con una capa de células Vero, que sirven para producir factores de crecimiento y son utilizadas en la fabricación de vacunas y, por lo tanto, no son tóxicas.

Dichas células Vero, explica Mario de Sousa, tienen otra particularidad: pueden ser mantenidas indefinidamente en laboratorio, es decir, son inmortales. "Entonces pensamos: si estas células logran vivir ilimitadamente en cultivo en laboratorio, es porque producen alguna cosa que les permite mantenerse vivas y en buen estado. ¿Por qué no intentar ver si estas células germinales inmaduras (espermatozoides sin cola) pueden beneficiarse del contacto con las células Vero en medio del cultivo? ".

En declaraciones a distintas emisoras, el investigador y especialista en reproducción que dirige el equipo internacional que realizó el descubrimiento dijo hoy que la técnica está por el momento en fase experimental.

"Tenemos que hacer ahora estudios para comprobar que esos espermatozoides son normales, es decir, si pueden ayudar a los hombres no fértiles a alcanzar la paternidad biológica", añadió.

En el equipo internacional, participan el Instituto Bernabeu de Fertilidad y Ginecología de Alicante (España) y la Hart Clinic de Hiroshima (Japón).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de noviembre de 1998