Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El infarto es más grave y produce más muertes en las mujeres

Un estudio coordinado por el Instituto Municipal de Investigación Médica de Barcelona (IMIM) ha demostrado que, en las mujeres, el infarto produce una mayor mortalidad y complicaciones más graves, independientemente de las diferencias que pueda haber entre ambos sexos en cuanto a edad, características del infarto o a la existencia de otras enfermedades. El estudio ha sido seleccionado por el Journal of American Medical Association como la investigación más importante de su último número.

Según Jaume Marrugat, principal responsable del estudio, aún se desconoce cuál es la causa de esta diferencia entre sexos. "Se piensa que las mujeres podrían tener un corazón más frágil o menos preparado para enfrentarse a las consecuencias del infarto", indica. Se baraja la hipótesis de que las arterias coronarias de las mujeres puedan ser más pequeñas, o bien que, en el momento del infarto, podrían haber perdido completamente la protección hormonal de los estrógenos, ya que la mayor parte de los infartos se producen después de la menopausia.

Retraso en pedir ayuda

La investigación, en la que se han analizado 1.460 casos (1.129 varones y 331 mujeres), ha descartado que las diferencias puedan deberse a que éstas reciben peor asistencia médica que los hombres. Por otra parte, las mujeres, cuando sufren los primeros síntomas del infarto, suelen retrasar más su llegada al hospital, que se demora una hora más que los hombres por término medio. Y sufren luego un nuevo retraso adicional, pues tardan más en ser enviadas a las unidades coronarias, probablemente porque los equipos que les atienden a veces no sospechan de un infarto precisamente por tratarse de una mujer. Este tiempo de demora no explica, sin embargo, las diferencias en cuanto a mortalidad y complicaciones."Hasta que tengamos más datos sobre cuál es la razón de esta importante diferencia", concluye Marrugat, "nuestras recomendaciones son que hay que insistir en un cuidado y control extremos de las mujeres con hipertensión, diabetes o con el colesterol elevado, sobre todo a partir de la menopausia, pues estas condiciones aumentan las probabilidades de padecer un infarto". Marrugat aconseja que pacientes, familiares y personal sanitario "deberíamos tener siempre presente que una mujer también puede presentar un infarto, por lo que, ante unos síntomas sospechosos, hemos de garantizar que se toman todas las medidas necesarias para atender correctamente al paciente, independientemente de que sea hombre o mujer".

En el estudio también han participado los Servicios de Cardiología del Hospital Clinic de Barcelona, el Hospital del Mar de Barcelona, el Hospital Josep Trueta de Girona y el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de noviembre de 1998