Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El euskera y Álava

De la lectura del artículo de H.Knörr La lengua denostada (EL PAÍS, 8 de octubre) y de su carta contestando a Jon Juaristi el 23 del mismo mes podría deducirse que el franquismo "aniquiló" y "machacó" la lengua vasca en Álava. Como se trata, al parecer, de matizar, matizaremos: por las mismas fechas de la ley Moyano que cita H.Knörr, el príncipe Bonaparte realizó un mapa sobre la extensión del euskera en el País Vasco en el que Álava, y en su zona fronteriza con Vizcaya y Guipúzcoa, tiene una presencia testimonial. Posteriormente, Julio Caro Baroja dice que en 1925 el euskera sólo se hablaba en Aramayona (donde hoy sigue siendo la lengua de uso), Villareal y algún punto del valle de Llodio y Oquendo.La Constitución y el Estatuto de Guernika posibilitaron que el euskera, junto con el castellano, fuese lengua oficial en la Comunidad Autónoma Vasca (no lo es en Navarra ni en el País Vasco-francés). Pero a pesar de que, como se ha repetido hasta la saciedad, las fronteras administrativas -el caso de Álava es paradigmático- no coinciden necesariamente con las fronteras lingüísticas, de que las lenguas no se imponen (ni desaparecen) por la fuerza, sino a través de procesos lentísimos y graduales, etcétera, los adalides de la política lingüística nacionalista intentan hacernos creer la existencia de una injusta privación del uso lingüístico en el pasado para justificar el derecho a imponerlo en el presente: lo que lisa y llanamente está ocurriendo en Álava.- Profesor de la UPV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de octubre de 1998