Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Lágrimas

De acuerdo, ya lo sé: la Tierra es un valle de lágrimas. Es tan absurdo y descomunal el sufrimiento (o el Mal, como lo han llamado desde siempre los humanos en un intento de delimitarlo y entenderlo) que vivimos intentando ignorar el horror. Porque el dolor del mundo es tan enorme que no nos cabe en la cabeza y nos vuelve locos.De manera que apagamos la memoria y cerramos los ojos. Pero el dolor empuja desde fuera: desde las devastaciones aparentemente naturales, como las hambrunas de Sudán (¿pero es natural esta situación cuando los 225 individuos más ricos del planeta poseen tanto como el 47% de los humanos?) a los infiernos creados por las personas: esas mujeres martirizadas por los talibanes, esos niños prostituidos por sus propios padres. Es tan vasto y tan variado el sufrimiento que resulta increíble que haya quien quiera añadir, insensata o cruelmente, más dolor al mundo.Y así, insensatos son esos obispos que están multiplicando, con su intransigencia, el trauma del aborto; y crueles son esos energúmenos que se entretienen torturando animales. Como los 40.000 salvajes que alancearon a un toro en Tordesillas en un lento tormento: 40.000 vecinos que se deben de creer normales y que tal vez incluso llevaron a sus hijos al suplicio, ellos lo llaman fiesta, para que aprendieran a divertirse.

El Mal existe, sí, y somos nosotros. Pero también existe el sueño y la voluntad de ser mejores. Es difícil repartir la riqueza del planeta (pero no imposible), así como ayudar a los agonizantes niños de Sudán (pero puede intentarse: cuenta 2222 de la Cruz Roja en la sucursal 2370 del BBV). Más fácil es ignorar a los obispos, y desde luego es facilísimo prohibir esas orgías sádicas contra los animales. Para disminuir siquiera en un par de lágrimas ese inmenso dolor que llora el mundo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS