Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente descarta la presencia de cianuro en una lonja abandonada de Bilbao

Técnicos del Departamento de Medio Ambiente han descartado la existencia de residuos tóxicos de cianuro sódico en un almacén abandonado en el barrio bilbaíno de Rekalde, uno de los más humildes de la capital vizcaína. Según informaron fuentes del Ayuntamiento de Bilbao, el informe sobre los desechos existentes se concluirá en los próximos días. El almacén fue motivo de alarma a principios del pasado julio, cuando un grupo de okupas -que días después sería desalojado del local por orden judicial- se instaló en la lonja, en desuso desde hace diez años, y comenzó a limpiarla. Las labores de desescombro descubrieron materiales sospechosos, que en un primer informe del Ayuntamiento eran entre 1.000 y 1.500 kilos de amianto así como dos bidones con 50 kilos de cianuro sódico. Las primeras conclusiones del informe del Gobierno, elaborado por una empresa autorizada para el tratamiento de residuos tóxicos, rechazan la existencia de cianuro, un material peligroso en caso de inhalación o manipulación. Los problemas del amianto radican en el polvo que desprende, asociado a enfermedades mortales como la fibrosis pulmonar y cánceres de bronquios y pulmón. Además de fijar la existencia de los desechos tóxicos, el estudio deberá determinar también el traslado de los materiales y la asunción de los costes de su retirada y tratamiento, bien por parte de la propietaria o del Gobierno vasco. El hallazgo de desechos tóxicos en lonjas abandonadas de Bilbao no es un hecho inédito. En la zona de Castrejana también se descubrieron diversos residuos en varias naves. Tras los análisis del Gobierno vasco, se conminó a lo propietarios a pagar el coste del traslado, un asunto que aún no se ha resuelto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de septiembre de 1998