Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania plantea ahorrarse 680.000 millones mediante un recorte de las aportaciones a la UE

El ministro de Economía alemán, Theo Waigel, reiteró ayer la exigencia del Gobierno de Bonn para reducir las contribuciones alemanas al presupuesto de la UE. Waigel propone que las aportaciones netas de cada país no superen el 0,2% o el 0,3% de su PIB. Si el saldo neto de un Estado supera esta marca, Bruselas debería reembolsar dos tercios del excedente. Alemania podría reducir así su contribución neta al 0,4% de su PIB, frente al 0,6% que paga ahora, con un ahorro anual de 8.000 millones de marcos, unos 680.000 millones de pesetas. Un primer objetivo de Waigel es la política agraria, donde propone que las subvenciones sean competencia de los Gobiernos nacionales.

Waigel pretende fijar un techo para las aportaciones netas de cada país del 0,2% o el 0,3% de su PIB. Si el saldo neto de un Estado miembro supera esta marca, Bruselas debería reembolsar dos tercios de la cantidad excedente. Conforme a esta fórmula, Alemania podría reducir su contribución neta al 0,4% de su PIB, frente al 0,6% que paga en la actualidad.Waigel reiteró que se debe mantener el actual techo del gasto de la UE en el 1,27% del PIB comunitario, pese al coste de la futura ampliación a los países del este europeo. La clave para que los principales contribuyentes a las arcas comunitarias puedan pagar menos, según el ministro, es la renacionalización de competencias de la Comisión Europea, algo que ya había exigido el canciller Helmut Kohl en la Cumbre Europea de Cardiff, en junio pasado.

Política agraria

El primer objetivo de la iniciativa de Waigel es la política agraria, el mayor apartado en el presupuesto de Bruselas. Las subvenciones al sector agrícola deben volver a ser competencia de los Gobiernos nacionales. En Alemania, las autonomías se harían cargo de la política agraria, por lo cual recibirían compensaciones del Gobierno federal. De esta forma, Alemania ahorraría unos 680.000 millones de pesetas, un 0,2% del PIB.A menos de dos meses de las elecciones federales que decidirán el futuro del Gobierno de Kohl, Waigel se explayó en sus ataques a Bruselas. Con el argumento de reforzar el concepto de la subsidiaridad en la UE, el titular de Economía alemán también solicitó una revisión completa de las competencias de la Comisión, que, a su parecer, ya son excesivas. "No necesitamos una revitalización de la dirección central a nivel europeo", explicó Waigel. El ministro propuso la creación de una comisión nacional que compruebe si las diferentes iniciativas europeas tendrían mayor viabilidad a través de los Gobiernos de cada Estado miembro. En el documento se habla de acudir al Tribunal Europeo si la CE quiere adjudicarse competencias que corresponden a los Gobiernos nacionales.

Waigel no sólo exigió una descentralización respecto a la UE, sino que ofreció también mayores competencias a los Gobiernos autónomos alemanes, los länder, en materia fiscal. Con el fin de simplificar el actual sistema de recaudación y del reparto de los ingresos fiscales, el ministro prevé una división clara que deja en manos del Gobierno federal los impuestos indirectos, mientras los länder se quedarían con los impuestos directos que tributan las personas físicas y las empresas.

También lleva claros ecos electoralistas. Recientemente, los länder del sur de Alemania, Baden Wurtemberg y Baviera, habían presentado una denuncia ante el Tribunal Constitucional contra el actual sistema de reparto de los ingresos fiscales entre las regiones ricas y las menos prósperas. Waigel es el presidente de la Unión Social Cristiana (CSU) de Baviera, el partido hermanado de la CDU de Kohl, que debe defender su mayoría absoluta en los comicios regionales dos semanas antes de los federales.

Waigel insinuó además que la reforma del sistema fiscal, con importantes rebajas de los tipos del IRPF, podría entrar en vigor en enero próximo si el actual Gobierno es reelegido en septiembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de agosto de 1998

Más información

  • Waigel propone que cada país financie el presupuesto comunitario hasta un 0,3% de su PIB