Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alonso de Santos lleva a Mérida un Terencio cargado de erotismo

El autor José Luis Alonso de Santos ha vuelto a adaptar a un colega latino para estrenarlo en el Festival de Teatro de Mérida. Antes fueron varias obras de Plauto, al que considera padre de la comedia europea. Ahora ha sido Terencio, autor del que no se encuentra referencia alguna acerca de estrenos anteriores en nuestra época, debido quizás a que fue un autor teatral fracasado. Lo curioso es que tampoco había pisado el teatro romano emeritense en un festival dedicado desde 1931 a textos grecolatinos.

Este olvido se reparó el pasado miércoles con el estreno de El eunuco, cuya puesta en escena, del director argentino afincado en España Omar Grasso, ha buscado intencionadamente un continuo juego con aromas de cómic en el que el erotismo pagano, lleno de ambigüedades y picardías sexuales, marca este divertimento que fue acogido con risas y aplausos por el público.

"La base de la cultura grecolatina es la identificación de los hombres con los dioses, y uno de los deseos fundamentales de la humanidad es el sexo", afirma Alonso de Santos, que señala que en la cultura grecorromana el gusto por el placer no sólo no era un pecado ni un defecto, sino que era una gran virtud.

El espectáculo, producido por Pentación, con un amplio reparto encabezado por Andoni Ferreño e Isabel Serrano, inicia una gira por España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de julio de 1998