Luca Ronconi y Sergio Escobar, directores del Piccolo de Milán

El Piccolo Teatro de Milán, el teatro más pretigioso de Italia, tiene ya nuevos directores. El hueco dejado por Giorgio Strehler, creador y alma del Piccolo que falleció en Lugano hace siete meses, lo llenarán dos de las figuras con mayor talla en el panorama escénico italiano: Luca Ronconi y Sergio Escobar.Ronconi, de 65 años y uno de los directores escénicos más libres, imaginativos y ambiciosos de las últimas décadas, figurará como consejero artístico y tendrá a su cargo la dirección escénica, mientras Escobar, de 47 años, se ocupará de la dirección administrativa del teatro. Con esta decisión, hecha pública el martes por el presidente del consejo de administración del teatro, Roberto Ruozi, se cierra una larga batalla sucesoria no exenta de intrigas políticas.

Milán, la segunda ciudad italiana, está gobernada por el Polo de la Libertad, la coalición de oposición, y el alcalde, Grabiele Albertini, mantiene un pulso con la dirección del Piccolo desde hace tiempo.

La elección del dúo Ronconi-Escobar supone un éxito para los sectores de centro-izquierda, pero descabeza la escena teatral romana, privándola de dos directores de reconocida valía. Ronconi dirigía desde 1994 el teatro Argentina, en la capital italiana, y Escobar era el administrador de la Opera de Roma desde 1996. El alcalde de la capital, Francesco Rutelli, encajó la decisión del Piccolo Teatro con estoicismo y prometió sorpresas en la sustitución de los dos directores.

"Mi relación con Roma no se puede romper de golpe", declaró conciliador Ronconi tras aceptar un nombramiento del que dijo: "me satisface muchísimo, no puedo negarlo". En todo caso, el director dejó claro que su marcha a Milán no será inmediata.

También Escobar advirtió que antes de trasladarse a la capital lombarda tendrá que cumplir sus compromisos con Roma. Con Luca Ronconi, Escobar tiene una vieja relación amistosa. "Hemos trabajado juntos durante 17 años, desde los tiempos de la Scala. Estoy seguro de que esta división de competencias funciona", declaró Escobar, "y la amistad entre nosotros refuerza está convicción".

Rivalidad de dos ciudades

La marcha de Ronconi y Escobar a Milán reforzará también, seguramente, la vieja rivalidad entre las dos ciudades. De momento, Milán se apunta un nuevo tanto sobre Roma, inmediatamente después de que el Gobierno del Olivo haya autorizado el desplazamiento al segundo aeropuerto milanés, el de Malpensa, de un 10% de los vuelos de Alitalia, la compañía aérea nacional, en vías de privatización. De poco han servido las quejas del alcalde de Roma, Francesco Rutelli, e incluso las del ministro de Exteriores, Lamberto Dini, que se hizo eco de la preocupación de las delegaciones diplomáticas en Roma ante los eventuales perjuicios derivados de este hecho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de julio de 1998.

Lo más visto en...

Top 50