Inaugurado un busto del "lehendakari" Aguirre en Trucíos

Agencias

Un busto del primer lehendakari, José Antonio Aguirre, obra del escultor bilbaíno Leonardo Lucarini, fue inaugurado ayer en Trucíos. La escultura quedó instalada en la que desde ayer se denomina plaza del Manifiesto, en recuerdo del mensaje lanzado por el entonces lehendakari en 1937 desde Trucíos antes de partir hacia el exilio ante el avance de las tropas franquistas durante la Guerra Civil. Aguirre murió en 1960 en París. Al acto de inauguración fue presidido por el diputado general de Vizcaya, Josu Bergara. Tras resaltar el valor y relevancia de las palabras de Aguirre en el Manifiesto de Trucíos, Bergara señaló que esas palabras "que se escribieron en momentos de grave zozobra y hablan de generosidad, visión de futuro y de la ilusión de un pueblo por recuperar lo perdido, tienen hoy plena vigencia". La diputada vizcaína de Medio Ambiente, María Esther Solabarrieta, afirmó que el busto de Aguirre es un homenaje a "su indomable voluntad de lucha por la causa de Euskadi".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de junio de 1998.