ELA y LAB dicen que la propuesta del nuevo IRPF vasco beneficia a las rentas más altas

"La propuesta de IRPF es una escenificación publicitaria con el eslogan de que a todos va a pagar menos y sin capacidad de contraste", aseguró ayer José Elorrieta, secretario general de ELA, para definir la propuesta de modificación del impuesto. ELA, de la mano de LAB, afirmó ayer en San Sebastián que para hacer esta reforma era mejor no hacerla y que detrás de la publicidad hay una propuesta fiscal que beneficia a los que más tienen y no ataca de forma decidida las altas bolsas de fraude que se esconden en las rentas de las actividades profesionales y empresariales.

Más información
Las haciendas pretenden delegar en los bancos la gestión de las deducciones por préstamos hipotecarios

El líder de ELA no dio tregua a los responsables de las haciendas vascas. Por una lado la reforma le parece un engaño, y por otro, se siente molesto de la falta de debate previo entre partidos, sindicatos y en la sociedad. Un motivo más que suficiente para abrir la caja de los truenos. De un plumazo, y de la mano de su socio sindical LAB, declaró ayer justo lo contrario que han proclamado los autores de la reforma del IRPF: el nuevo impuesto no es progresivo, no favorece más a los que menos tienen, sino al revés. Para los dos sindicatos nacionalistas el nuevo impuesto "generaliza el fraude en las actividades empresariales y profesionales". La propuesta de las haciendas forales de que este colectivo tenga que entregar una declaración de sus bienes y entren en un sistema de estimación directa (declarar en función de los ingresos y gastos) es para ELA y LAB completamente insuficiente. Las dos centrales consideran que la propuesta no especifica cómo va a ser esta reforma y no incide en la necesidad de inspección. Elorrieta, escoltado por Mikel Noval, miembro de su ejecutiva y responsable de temas fiscales, volvió a recordar que en Bélgica y Alemania el 20% de este colectivo es inspeccionado al año. Lo que quiere decir que en cinco años, periodo en que las deudas fiscales prescriben, todo el mundo ha sido objeto de inspección. "Aquí se habla de un nivel de inspección del 1%. La media de inspecciones de un contribuyente es de 50 años con una suerte normal. Esto es una invitación al fraude. El riesgo compensa pagar una multa si te pillan", aseguró Elorrieta. Los responsables de las dos fuerzas sindicales aseguraron que, de acuerdo con los datos del profesor Fuentes Quintana, el volumen de fraude en España es de un 6% del Producto Interior Bruto. Un porcentaje que en el caso vasco se convierte en 300.000 millones de pesetas al año. Gasto social En el documente que ambos sindicatos presentaron ayer se califica de poco seria la previsión realizada por las haciendas vascas en el sentido de que la favorable coyuntura económica va a compensar la pérdida de recaudación, unos 38.000 millones de pesetas, derivada de la rebaja del impuesto en un 10,4%. ELA y LAB consideran que esta rebaja va afectar al gasto social y que las explicaciones de Ibarretxe son insuficientes. Otra de las grandes objeciones que manifestaron las dos centrales nacionalistas radica en las ventajas que, a su juicio, da el nuevo impuesto a las rentas más altas, en contraposición a las más bajas. Elorrieta insistió en concreto en tres aspectos: el tipo fijo para los rendimientos de capital mobiliario (intereses, dividendos de acciones, etc.), el anuncio de cambio del tratamiento de las indemnizaciones por despido y el mantenimiento del trato favorable a los sistemas complementarios de pensiones. A los rendimientos del capital mobiliario, que hasta ahora contribuían al tipo marginal, se les propone aplicar un tipo único del 20%. Para ELA y LAB, el cambio supone perjudicar a las rentas bajas, que tienen ahora un tipo marginal más bajo. Los dos sindicatos no entienden tampoco cómo la reforma mantiene el trato de favor a los planes de pensiones y similares, cuando entienden que es un sistema privado del que participan las rentas más altas. Por último, se muestran escandalizados de que, en vez de liberar del IRPF al subsidio de desempleo, se quiera establecer algún tipo de contribución fiscal para las indemnizaciones por despido. Por otro lado, CC OO propuso ayer en el Consejo Económico y Social que se haga un análisis exhaustivo de la propuesta de reforma en este órgano. La propuesta fue aceptada una vez superados los primeros recelos de la patronal vasca, Confebask. Esta organización ha anunciado que la semana próxima hará una valoración de la propuesta de la haciendas forales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS