Quejas al Síndic para que se proteja con más eficacia el aranés

El síndic de greuges de Cataluña, Anton Cañellas, ha recibido 12 quejas de vecinos de la Val d"Aran dentro del programa de descentralización que la institución está llevando a cabo por diferentes provincias catalanas. Entre las denuncias presentadas contra las administraciones locales, destaca la firmada por un colectivo denominado Tots Temps Gascons, que reivindica los derechos históricos de la Val d"Aran y las plenas garantías lingüísticas y culturales de la zona. El colectivo, integrado por 36 personas, cuenta con el apoyo político del partido Unitat d"Aran y reclama al Síndic de Greuges que realice las gestiones necesarias para que la Generalitat complete en el menor tiempo posible el traspaso de competencias al Conselh, tal y como recoge la Ley de Aran, de 1991. Asimismo solicita una mayor protección de la lengua aranesa modificando la ley lingüística aprobada en 1997 para que tanto el aranés como el castellano y el catalán reciban el mismo trato "y el trilingüismo real de Aran sea tutelado". Otras de las quejas que se plantearon al Síndic de Greuges se refieren a litigios urbanísticos entre particulares y sus respectivos ayuntamientos para la construcción de nuevas urbanizaciones, y a la segregación de las poblaciones de Arties y Garòs del término municipal de Naut Aran. Según Cañellas estos dos pueblos, que en la actualidad están considerados entidades menores descentralizadas, tienen difícil conseguir su propósito ya que la Generalitat está limitando considerablemente la creación de nuevos municipios de menos de 2.000 habitantes. Anton Cañellas consideró muy positiva esta visita a la Val d"Aran.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS