Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El responsable del informe de secundaria abandonará la dirección del INCE

García Garrido ya ha pedido la reincorporación a su cátedra de la UNED

El responsable de la reciente evaluación de la educación secundaria en España, José Luis García Garrido, abandonará en las próximas semanas la dirección del Instituto Nacional de Calidad y Evaluación (INCE), el organismo oficial encargado del diagnóstico del sistema educativo, a cuyo frente ha permanecido dos años. García Garrido, de 60 años, se reincorporará a su cátedra de Educación Comparada de la UNED.

La salida del director del INCE, que se producirá a petición propia, permanecía congelada desde marzo, cuando la ministra de Educación, Esperanza Aguirre, y sus colaboradores más directos criticaron en privado su tibia y escasa defensa de las posiciones gubernamentales.

La pérdida de confianza se produjo tras ser publicados los resultados de la evaluación de secundaria, que no fueron demoledores para la reforma, en contra de lo que esperaban los responsables ministeriales. No obstante, Aguirre y sus colaboradores expresaron su gran preocupación por los datos y alertaron contra la complacencia a la hora de analizarlos.

MÁS INFORMACIÓN

Tras la desfavorable acogida a su actuación, el director del INCE, que había recibido de Aguirre el encargo personal de realizar ese diagnóstico, expresó su deseo de volver a la cátedra y puso el cargo a disposición de la ministra. La titular de Educación optó por su continuidad ante el riesgo evidente de ser acusada de sectarismo si lo destituía o le aceptaba la dimisión inmediatamente después de ser conocido el informe.

Críticas internas

Los reproches internos a García Garrido consistían en no haber sabido orientar los resultados del estudio, no impedir que el documento llegara a este periódico antes de su presentación oficial y haber hecho declaraciones en las que no cerraba rotundamente filas con Esperanza Aguirre.No obstante, un portavoz del ministerio rechazó ayer que se haya producido tal pérdida de confianza y aseguró que el relevo se producirá exclusivamente a petición del interesado.

En una entrevista en este periódico, García Garrido manifestó el 17 de marzo que "se sobrevalora la importancia de los resultados escolares", criticó la visión mercantilista de la educación y resaltó la importancia de la función social de las escuelas: "Es fundamental considerar el valor añadido: qué niño recibo y qué niño pongo en circulación".

Estas tesis contrastaban con las de la ministra, publicadas justo el día anterior: "Durante muchos años se ha estado midiendo la calidad de la enseñanza por los medios materiales empleados. Lo importante son los resultados".

Las divergencias entre ambas posiciones fueron mal encajadas en el entorno de la ministra, aunque no era la primera vez que se producían. Hace un año, con ocasión de la conferencia que Aguirre pronunció en el Club Siglo XXI, y en la que formuló durísimas acusaciones contra los socialistas, García Garrido, a pesar de que siempre se ha mostrado crítico con la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE), le expresó por escrito su total desacuerdo con algunos de sus argumentos.

La sustitución de García Garrido se producirá tras la presentación de los seis volúmenes de la versión definitiva del informe, prevista para el día 17 de este mes. El avance presentado el pasado marzo puede consultarse actualmente en Internet (www.ince.mec.es/diag/index.htm).

Fuentes ministeriales negaron ayer que ya haya un sustituto decidido. Uno de los candidatos con más posibilidades es Jesús Beltrán Llera, catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad Complutense, aunque otras fuentes citan a José Antonio Ibáñez-Martín y Mellado, catedrático de Filosofía de la Educación de la misma universidad, miembro del Opus Dei e hijo de José Ibáñez Martín, que fue ministro de Educación entre 1939 y 1951.

Una de las mayores complicaciones a las que tendrá que hacer frente el nuevo director del INCE es templar gaitas entre las comunidades autónomas, que participan en las actividades del organismo pero tienen derecho de veto sobre la difusión de los resultados de sus propios territorios.

Elogios a Nasarre

El profesor García Garrido ha desmentido a este periódico que la cúpula del ministerio haya cuestionado su labor, que él considera basada exclusivamente en criterios profesionales y científicos, ajenos a intereses políticos o partidistas. El director del INCE elogia la actitud de colaboración del secretario general de Educación, Eugenio Nasarre, que fue precisamente quien lo llamó para el cargo y es el encargado de buscarle sustituto.García Garrido rechaza taxativamente que Esperanza Aguirre y su equipo le hayan presionado para manipular y afear los resultados del diagnóstico para dejar en mal lugar a la reforma. También niega que su salida sea una destitución camuflada y retardada, y asegura que la única razón es la culminación de la principal tarea para la que fue llamado, el diagnóstico del sistema educativo, y su deseo de recobrar su actividad universitaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de junio de 1998