Un pesticida de origen todavía desconocido contamina el agua potable de Carcaixent

La contaminación de los pozos que abastecen de agua potable a los habitantes de Carcaixent por pesticidas en niveles tolerables, ha perjudicado todavía más la calidad de unas aguas cuyos niveles de nitratos no bajan de los 120 miligramos por litro, frente a los 50 miligramos que califica de tolerables la Organización Mundial de la Salud (OMS). "La situación está controlada", según los responsables municipales, pero los consejos escolares de algunos colegios han decidido cerrar las fuentes y recomendar a los alumnos que beban agua embotellada.

Más información

La Consejería de Medio Ambiente detectó hace unos 15 días la contaminación de los cuatro pozos de Carcaixent que suministran el agua potable a una población de 20.062 habitantes. Una contaminación producida por algún pesticida que la lluvia consiguió filtrar hasta el acuífero del que se abastecenlos pozos. El cloro rebaja los índices contaminantes dado que en la red es inferior, según fuentes muncipales, a los niveles detectados en los abastecimientos. El Ayuntamiento contrató de inmediato a la compañía Aguas de Valencia, cuyos técnicos analizan a diario las aguas o incluso "rastrean" el origen de la contaminación. "Los niveles son constantes", señala el alcalde de Carcaixent, Rafael Navarro (IPCV), que no ha considerado oportuno avisar a la población. Sin embargo, la noticia ha corrido como la pólvora y desde alguna APA como la del colegio Francesc Pons, se ha criticado la ausencia de medidas. Tanto en este centro público como en el Navarro Darás se cierran las fuentes a la hora del recreo y desde principios de esta semana se recomendó a los padres, a través de una circular, que proporcionaran a sus hijos agua embotellada. El primer teniente alcalde, el socialista José Andrés Conejero, justifica la actuación municipal en que la contaminación "no es lo suficientemente grave como para avisar a los vecinos de que no beban agua", aunque a continuación advierte que "es preferible no beberla". El Ayuntamiento de Carcaixent, gobernado conjuntamente por seis concejales de IPCV, que se presentaron a las municipales como UV, y por cinco del PSPV-PSOE, se muestra esperanzado en que la Generalitat cumpla su compromiso de iniciar el próximo octubre las obras de conducción desde el pozo de la Font de la Parra, un abastecimiento a siete kilómetros que apenas contiene cinco miligramos por litro de nitratos. La inversión supera los 180 millones de pesetas. Es la primera actuación que el Consell tiene prevista realizar en La Ribera para mejorar la calidad de las aguas en las principales poblaciones, con una inversión global de 4.000 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 26 de mayo de 1998.