Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'El otro barrio', primer libro para adultos de Elvira Lindo

Madrid Elvira Lindo (Cádiz, 1962), la autora de Manolito Gafotas, debuta en la literatura de adultos con El otro barrio (Ollero y Ramos), una novela sobre la inocencia cargada de sensibilidad social. El otro barrio no está apoyada en ninguna historia de mujeres, ni tiene nada que ver con el niño de nueve años, domiciliado en el madrileño barrio de Carabanchel, que se ha convertido en una de las referencias literarias de los más pequeños. La vida de Ramón Fortuna, el protagonista de la novela, cambia para siempre tras un golpe salvaje del azar. Para este hijo único, superprotegido en un mundo de mujeres, las cosas se vuelven del revés cuando se ve implicado en un suceso violento y descubre que su nombre, sus actos y su pasado dejan de ser suyos para alimentar las teorías de psicólogos y policías.Redactar la novela ha supuesto para su autora encontrarse con "la alegría de la. libertad". Manolito Gafotas, sobre el que ya ha escrito cinco libros, ha acabado mandando sobre la autora. Con él no puede utilizar ni un lenguaje fuerte ni atribuirle muchos deseos sexuales. También ha sido una liberación con respecto a su trabajo como guionista, que ella define como lleno de acotaciones. En los últimos meses ha escrito el guión de La priniera noche de nuestra vida y ha realizado la adaptación cinematográfica de Manolito Gafotas. "No me considero una profesional de la literatura juvenil, tampoco quiero dedicar mi vida a hacer guiones de cine y he trabajado en la radio. Pero me gusta hacer otras cosas", aclara.

El otro barrio se desarrolla en un paisaje urbano que la escritora se sabe de memoria: "La vida de los barrios y de la gente común es lo que mejor conozco", asegura Lindo. "Pasé parte de mi niñez en el barrio madrileño de La Estrella, muy cerca de Vallecas. Para escribir la novela me ha servido enormemente mi pasado como periodista y los reportajes realizados en los distintos barrios de la periferia". Elvira Lindo ha huido deliberadamente de las frases brillantes y de las metáforas rebuscadas. La literatura despojada de verbosidad es la que más le llega. "Quería escribir una novela cristalina, no engolfarme en el lenguaje", dice la escritora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de abril de 1998