Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los detenidos por pirateo informático denuncian un montaje policial

Los tres supuestos piratas informáticos a los que la Guardia Civil, con ayuda del FBI y Scotland Yard, imputa haber accedido ilegalmente a la NASA defendieron ayer su inocencia. Para ellos, la versión policial, (ver EL PAÍS del sábado 4 de abril) que sostiene que desde 1996 forman un grupo llamado Hispahack dedicado a introducirse ilegalmente en sistemas informáticos, carece de fundamento y es resultado de un montaje."Estoy muy dolido, ni hemos entrado en la NASA ni nada, todo me parece una locura y una exageración de la Guardia Civil que hasta nos ha pinchado los teléfonos", señaló ayer en conversación telefónica desde Gibraltar Lluís F. F., de 21 años. Este joven fue detenido el pasado jueves en La Línea de la Concepción (Cádiz) junto con su compañero Eduardo C. E., de 21 años. Ambos, que ayer se encontraban juntos, trabajan como administradores de sistemas informáticos en una empresa de comunicaciones de Gibraltar. Junto a ellos, según la versión policial, formaba parte de Hispahack José Ramón R. M., de 26 años, profesor de informática en Avilés y que, al igual que sus compañeros, fue detenido por la Guardia Civil por los supuestos delitos de daños y revelación de secreto (penado en el nuevo Código Penal con hasta cuatro años de cárcel).

"Estamos libres, lo que demuestra que somos inocentes. Es más, nuestra detención fue fruto de nuestra colaboración, porque fuimos nosotros mismos quienes tras recibir la llamada del jefe de la Unidad de Delitos Informáticos de la Guardia Civil nos dirigimos al cuartel de La Línea. Allí nos detuvieron. Tras pasar la noche en el calabozo, fuimos ante el juez y éste nos dejó en libertad por falta de pruebas y, además, consideró nuestra detención ilegal. Ahora tenemos a un abogado que piensa llegar hasta el final de este asunto y emprender acciones legales contra quien haga falta", afirmó Lluís.

Incursión en la NASA

Pese a esta defensa, la Guardia Civil mantiene que, antes de su incursión en la NASA, estos jóvenes asaltaron un proveedor de Internet de Girona y se llevaron los datos personales de 2.500 usuarios. Posteriormente, según esta versión policial, a través de un ordenador de la Universidad de Oviedo previamente manipulado, atacaron el sistema informático de la Universidad Politécnica de Cataluña, donde introdujeron rastreadores en 16 ordenadores, lo que les permitió captar toda la información que pasó por ellos y causó daños por valor de dos millones de pesetas."No soy un delincuente, sólo una persona normal que tiene la afición de trabajar con los ordenadores. Pero jamás he pirateado", añadió Lluís.

Tampoco aceptan estos jóvenes que su página de reunión en Internet, denominada Mentes Inquietas, sea como sostiene la Guardia Civil un foro de piratas informáticos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de abril de 1998