Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Datos para hablar de un problema

Un recorrido por los resultados de algunos programas de promoción interna permite comprobar que la mayoría de las plazas queda en el seno de la universidad convocante.

En Murcia, 13 plazas convocadas en 1997 se quedaron en la casa. En Santiago, los 35 nuevos catedráticos proceden de esa universidad. En Sevilla, que practica esta fórmula desde hace cuatro años, con unas convocatorias que van de tres a diez plazas, todas ellas han sido para sus aspirantes. En la Universidad de Valencia, las cifras registradas de los dos últimos años reflejan que de 14 cátedras resueltas, sólo una ha ido destinada a un candidato de fuera. En Valladolid, en dos años, de 13 plazas, 12 se han quedado para sus candidatos y una sin resolver. En los últimos seis años, 15 cátedras de la UNED han sido para sus 15 aspirantes. En la Universidad de Barcelona salió por primera vez una convocatoria "de adecuación de plantilla" en 1996 y la oferta fue de nueve cátedras. La información facilitada no especifica qué candidatos han obtenido las plazas.

Antoni Carreras, vicerrector de profesorado de Salamanca, explica: "Lo que está pasando no es insólito. Como no se ha resuelto la incorporación de nuevas figuras del profesorado y muchas universidades padecemos un anquilosamiento de plantillas, hemos tenido que buscar una salida".

Han resultado fallidos hasta ahora los diversos intentos de efectuar una modificación en la LRU sobre la composición de los tribunales de modo que sólo sea el presidente el designado por la universidad convocante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de marzo de 1998