Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

20.000 viajeros llegarán en metro cada día a Barajas a partir de octubre de 1999

Arranca el metro al aeropuerto de Barajas. La nueva línea 8, que conectará la futura estación de Mar de Cristal (prolongación de la actual línea 4) con el aeródromo y el barrio que le da nombre, estará lista en octubre del próximo año. Unos 25.000 viajeros la utilizarán cada día. La Consejería de Obras Públicas adjudicó ayer a las empresas FCC y Dragados el tramo que faltaba para poner en marcha el proyecto: el que unirá la futura estación de Campo de las Naciones (recinto ferial Juan Carlos I) con el aeropuerto y el pueblo de Barajas. La obra, de 5,6 kilómetros de longitud, costará 15.286 millones de pesetas, de los que un 80% será sufragado con los fondos de cohesión de la Unión Europea.Los trabajos comenzarán el próximo mes de abril y estarán terminados, según anunció el consejero de Obras Públicas, Luis Eduardo Cortés, "entre septiembre y octubre del año que viene". La nueva línea entre la capital y el aeropuerto, la 8, será totalmente subterránea, dispondrá de un único túnel con sendas vías en dos sentidos y permitirá acceder directamente al edificio de la actual terminal T-2 (vuelos nacionales) del aeródromo madrileño para ahorrar tiempo y molestias a los viajeros.

"Pretendemos que la nueva línea sea útil para quienes usen el aeropuerto. Será un trayecto rápido y con un mínimo de paradas intermedias para garantizar esa rapidez", señaló Cortés. Los viajeros podrán acceder a la línea 8 haciendo transbordo en la futura estación de Mar de Cristal (Hortaleza), prolongación de la actual línea 4 (Argüelles- Esperanza), cuya inauguración está prevista para Semana Santa. Desde allí, la línea 8 discurrirá por tres estaciones: una en el Campo de las Naciones, otra en la terminal T-2 del aeropuerto y la última en el pueblo de Barajas. La Comunidad estima que un viajero tardará 25 minutos desde la plaza de Colón, céntrico punto de la línea 4, hasta la T-2 de Barajas.

Los trenes del nuevo trayecto estarán adaptados a las necesidades de los viajeros, con zonas especiales para las maletas. Pero eso será más adelante. Al principio se utilizarán los vagones estrechos que recorren la línea 4. "Hasta que la línea hasta el aeropuerto no sea operativa no podremos utilizar los trenes grandes, ya que las vías de la línea 4 son antiguas", explicó el consejero.

El final de la futura línea 8 en el pueblo de Barajas será provisional. La Comunidad se ha comprometido a ampliarla hasta la nueva terminal del aeropuerto, la que servirá a la tercera pista (actualmente en obras): "El metro no llega a la nueva terminal porque, sencillamente, aún no existe, pero llegará", prometió Cortés, quien ya ha mantenido conversaciones con Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) y los arquitectos responsables de las futuras instalaciones del aeropuerto.

PASA A LA PÁGINA 4

Fondos europeos

Una futura línea de metro unirá el aeropuerto directamente con el centro de la capital

Cortés destacó los esfuerzos de la Comunidad para que fuera la Unión Europea la que financiara el proyecto en un 80%. "No ha sido nada fácil, y se ha tenido que hacer un esfuerzo muy importante para conseguir estas ayudas", aseguró. La Unión Europea aprobó una línea de subvenciones para obras de acceso a redes de transporte que unieran las distintas ciudades europeas. Esta circunstancia fue aprovechada por Cortés para colar su proyecto de llevar el metro al aeropuerto, justamente una red de transporte transeuropea.La de ayer fue la última ampliación del suburbano presentada por la consejería en la actual legislatura, "pero en la próxima habrá más", adelantó el consejero. Y, mientras, las inauguraciones siguen. La próxima prevista es la unión de la línea 7, entre Avenida de América y Gregorio Marañón, en marzo. Algo más tarde, en torno a la Semana Santa, entrarán en marcha los dos kilómetros que separan la estación de Esperanza con la futura de Mar de Cristal, en la prolongación de la línea 4.

La ampliación de la red metropolitana ha supuesto una inversión de más de 150.000 millones de pesetas. Con este dinero, está prevista la construcción de 30 kilómetros en cuatro años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de febrero de 1998

Más información