Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entusiasmo popular en Polonia ante la visita de Kohl y Chirac

El canciller federal alemán, Helmut Kohl, y los presidentes de Franciay Polonia, Jacques Chirac y Aleksandr Kwasniewski, respectivamente, se reunieron ayer en la ciudad polaca de Poznan para celebrar la primera cumbre trilateral de jefes de Estado y Gobierno. La reunión se inscribe en el denominado Triángulo de Weimar, un marco de cooperación que había acogido hasta ahora reuniones de ministros de Exteriores y Defensa.

[Miles de personas dieron a Kohl y Chirac una bienvenida entusiasta, informa Reuters. Entre aplausos y gritos de "bravo", Kohl y Chirac pasaron medía hora estrechando manos de la multitud que se formó en el centro de Poznan. "Esta arrolladora recepción se corresponde con los tiempos en los que podemos convivir pacíficamente unos con otros", dijo un Kohl satisfecho de la reconciliación de Alemania y Polonia. "Este encuentro está destinado a apoyar la integración de Polonia en la Unión Europea (UE) lo más rápidamente posible", dijo un portavoz alemán. La cumbre atrajo una enorme atención entre la población y los medios de comunicación. Las ceremonias de bienvenida, así como la conferencia, de prensa final, fueron retransmitidas en directo por la televisión.]

La reunión de Poznan es un contrapeso destinado a calmar la hipersensibilidad de Varsovia ante la cumbre trilateral franco-alemana-rusa que Chirac y Kohl celebrarán el próximo marzo con el presidente Borís Yeltsin en Yekaterinburgo (Rusia). Ambas citas evidencian el dinamismo del eje París-Bonn en la política europea hacia el Este.

La ampliación de la OTAN y de la UE eran temas que Kwasniewski, Kohl y Chirac iban a abordar ayer. Alemania y Polonia han intensificado sus relaciones. Recientemente, en Múnich, el ministro de Defensa polaco, Janusz Onyszkiewich, calificó de "milagro" la reconciliación germano-polaca y consideró "muy importante" que el Ejército alemán sea visto como un modelo en Polonia. Las relaciones polaco-rusas, a diferencia de las polaco-alemanas, atraviesan un periodo de enfriamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de febrero de 1998