Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE ofrece a Asia apoyo "social" y expertos en vigilancia bancaria

La crisis del sureste asiático está controlada y su impacto en la economía europea será sólo "marginal" entre dos y tres décimas de menor crecimiento. Esta doble convicción afloró ayer en el Ecofin (Consejo de Ministros de Economía y Finanzas) de la UE. Tras constatarla con alivio, los Quince debatieron cómo suavizar el impacto social de la crisis en los países afectados y ofrecieron el apoyo de expertos en vigilancia bancaria.

Los ministros discutieron con el director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Michel Camdessus, según éste "ha tenido ya un coste enorme, demasiado alto, para la economía" internacional, cifrado en un punto del producto interior bruto (PIB), que crecerá en 1998 el 3,25% en lugar del 4,25% previsto.Para Camdessus, hay signos muy positivos en Corea y Tailandia; positivos, en Malaisia, Filipinas y China, que mantendrá la paridad del yuan; muy negativos en Indonesia; y queda una incógnita, Japón.

El impacto sobre el PIB europeo apenas superará dos décimas del crecimiento revisto para 1998, que en octubre se previó en el 3%, coincidieron Camdessus y los ministros. Con diferencias: en Francia "es razonable" pensar que alcanzará medio punto, dijo Dominique Strauss-Kahn; en España no llegará al 0,2%, auguró Rodrigo Rato. Para el comisario Yves-Thibault de Silguy, "lo más duro ha pasado ya", y las dos décimas de menor crecimiento calculadas para 1998 pueden ser aún rebajadas, pues el impacto comercial negativo se ha compensado con un flujo financiero asiático hacia los "mercados estables" de EE UU y, la UE.

Preocupa Indonesia

La gran preocupación es Indonesia. El FMI rechazará el tipo de cambio fijo (como el de Hong-Kong, Rumania y Bulgaria) que Yakarta quiere para la rupia, hasta que no acepte un alza importante de los tipos de interés, refuerce su sistema bancario y estabilice su deuda. Camdessus se mostró dispuesto a "interrumpir" la ayuda si Indonesia actúa por su cuenta.

Los ministros de la UE reorientaron su atención a los aspectos sociales de la crisis: el kilo de arroz, siempre de importación, ha aumentado casi un 40% para los indonesios; el paro se ha disparado; y se teme un estallido social. No hay decisiones, pero el presidente de la Comisión, Jacques Santer, propuso el envío de expertos que asesoren sobre sistemas de vigilancia bancaria.

Y, sobre todo, reorientar la cooperación económica (75.000 millones de pesetas del presupuesto comunitario) hacia la "ayuda para las poblaciones más castigadas por la crisis".

[Los diputados del Grupo Socialista abandonaron ayer la Comisión de Economía, en la que comparecía el secretario de Estado Cristóbal Montoro, para protestar por la ausencia "reiterada" de este foro de Rodrigo Rato, a quien calificaron de "prófugo". Según los socialistas, el ministro no acude a la comisión desde abril de 1997].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de febrero de 1998

Más información

  • La crisis restará entre un 0,2% y un 0,3% al crecimiento de los Quince