Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miquel de Palol define 'El legislador', como una novela "moral y filosófica"

La ciencia ficción es el telón de fondo que utiliza el escritor catalán

¿Qué conviene salvar de la tierra ante su imninente destrucción por el choque de un cometa? Una comisión encargada de poner una estación refugio enel espacio, en la que podrá sobrevivir la civilización humana, será la encargada de decidirlo. Miquel de Palol (Barcelona, 1953) utiliza la base argumental de, El legislador (Destino) a modo de excusa para plantear, a través del protagonista, "quiénes somos y hacia dónde vamos".

Personalmente el escritor optaría por salvar la músicá que le gusta y a las personas queridas, pero la cuestión fundamental " sería saber si esas personas me habrían elegido a mí" aseguró ayer el autor de paso por Madrid para presentar la obra en castellano. El personaje central de la novela, el doctor Florestán, sin embargo, se ve polarizado ante dos objetivos razonables: intentar que el mundo que sobreviva sea lo más parecido al mundo actual o tratar de mejorarlo y aprovechar la destrucción de la tierra para que aquello que se salve, sea lo mejor.El legislador, la novela con la que Miquel de Palol ganó el premio de narrativa catalana Josep Pla 1997, no es una obra de ciencia ficción en el sentido clásico. La historia del cometa que podría chocar contra la tierra borrando cualquier rastro de vida superior del planeta es sólo "el marco o la excusa" de la que se ha valido el autor para "introducir, a través de los personajes, unas discusiones de fondo que no tienen respuesta". Con ello Palol responde a lo que, a su juicio, es el objetivo fundamental de la literatura: plantear preguntas.

El escritor define El legislador como una obra moral y filosófica, centrada en la peripecia del protagonista, un individuo que ha llegado a una edad que le permite replantearse su vida y actuar en consecuencia. Palol, un arquitecto que comenzó su carrera literaria como poeta, debutó en la narrativa con El jardín de los siete crepúsculos (Anagrama). La obra ganadora del Pla podría ser perfectamente una derivación de El jardín... Como en trabajos anteriores del autor de El ángel de hora en hora la astronomía y la poesía están presentes en esta obra.

El legislador, que plantea una solución utópica desde el punto de vista científico, ha sido traducida al castellano por Celina Alegre. El autor, que ha tenido una formación castellana, prefiere que sus obras sean traducidas por alguien ajeno. Para él sería como volver a reescribir la novela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de enero de 1998