Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Cien años de Orfila Reynal

Hace cuarenta años publiqué, en la colección Letras Mexicanas del Fondo de Cultura Económica (FCE), mi primera novela, La región más transparente. El libro provocó reacciones muy opuestas. La elogiaron Salvador Novo, José Alvarado y Luis Cardoza y Aragón. La trataron mal, entre otros, el crítico de la revista Tiempo Martín Luis Guzmán, y, sorpresivamente, Raúl Roa, a la sazón en el exilio antibatistiano, en Cuadernos Americanos. Las razones de Roa resultan hoy llamativas. Mi libro, dijo, al criticar la Revolución Mexicana dañaba la voluntad antiimperialista en América Latina, donde México era, entonces, el faro revolucionario. Pero la crítica que más me tocó fue la de mi amigo, maestro y muy admirado don Alfonso Reyes. A sus ojos, mi novela era todo lo que una novela no debería ser. Un engendro.A lo largo de todo este proceso, mi apoyo fue siempre don Arnaldo Orfila Reynal, a la sazón director general del FICE. En contra de opiniones dentro de la propia editorial, fue él quien decidió publicar a un escritor desconocido y muy joven: tenía yo veintisiete años cuando entregué el manuscrito. Orfila le dió su lugar, su difusión y su calor a mi primera novela y a las que le siguieron. Entre la Revolución Cubana y la Revolución del mayo parisino, Orfila y su mujer, la admirable Laurette Séjourné, fueron el puerto seguro de muchos ideales, preocupaciones y desengaños de nuestra juventud.

Se iniciaba la lenta y desesperada descomposición del sistema PRI-Gobierno y aunque Orfila y Laurette eran escrupulosos en su actitud de respeto hacia la hospitalidad que México les brindó como extranjeros, el FCE contribuía a difundir ideas nuevas y a mantener una política editorial independiente, como corresponde a una corporación pública, de Estado que no de Gobierno, deudora, por su naturaleza misma, de la sociedad civil, es decir, de sus lectores. Orfila honró, de esta manera, a los dos grandes nombres asociados a la creación del Fondo, Alfonso Reyes y Daniel Cosío Villegas

Sin embargo, durante la presidencia del siniestro Gustavo Díaz Ordaz, nada ni nadie estaba a salvo del capricho autoritario. Orfila había publicado , a principios de los sesenta, el libro del sociólogo norteamericano C. Wright Mills Eschucha yanqui, cuyas advertencias, de haber sido escuchadas, le hubiesen ahorrado muchos dolores de cabeza a Cuba, a México, pero sobre todo a los Estados Unidos. El Gobierno de Adolfo López Mateos, que maquiavélicamente aprovechaba el foco de tensiones en Cuba para restarle presiones norteamericanas a México, respetó la gestión de Orfila.

No así Díaz Ordaz. La publicación por el Fondo, en 1967, del libro de Oscar Lewis Los hijos de Sánchez le costó a Orfila el puesto que había desempeñado, con honradez cabal en todos los órdenes, durante veinte años. El libro del antropólogo Lewis había sido publicado con éxito en varias lenguas y a nadie, en ninguna parte, se le había ocurrido que "denigraba" a México. Lewis, quien ya había publicado un admirable estudio sobre Tepoztlán y la cultura del campo, continuaba ahora su investigación sobre la cultura de la pobreza en una gran ciudad, México, pero también Nueva York o Londres o Jakarta o El Cairo o Bombay.

Que las características particulares de la miseria en cualquiera de estas grandes urbes constituye hoy un fenómeno mundial, ya nadie lo pone en dura. Lewis, al escribir, y Orfila, al publicarlo, anunciaban en Los hijos de Sánchez la crisis generalizada de las civilizaciones urbanas.

Díaz Ordaz decidió tomarlo como un insulto a México y con ese pretexto despidió al "extranjero" Orfila, cuya nacionalidad argentina lo hacía tan latinoamericano como cualquier mexicano y tan mexicano como cualquiera de nosotros, sus autores y lectores en permanente deuda con él.

La reacción al cese diazordacista de Orfila fue inmediata y constituye una de las páginas más hermosas de la vida cultural mexicana. Todos los amigos (y deudores) de Orfila abandonamos el Fondo de Cultura Económica. Elena Poniatowska tomó la iniciativa de crear una nueva editorial y prestó para ello su propia casa como oficina. Así nació el Siglo XXI, Orfila pudo continuar su extraordinaria tarea editorial y sus amigos encontramos un nuevo hogar para nuestros libros. Allí pude publicar Zona sagrada, cuya filmación fue prohibida por Díaz Ordaz el día mismo en que se iniciaba el rodaje.

Y allí apareció Posdata, el pequeño pero extraordinario libro de Octavio Paz publicado como secuela a El laberinto de la soledad, pero, en sí mismo, el mejor análisis de la tragedia de Tlatelolco, una de esas matanzas al parecer rituales que manchan los calendarios mexicanos y que acaba de repetirse en la brutal masacre de Acteal en Chiapas. El gesto de Orfila al publicar Posdata fue en extremo valiente, dado el ánimo de Díaz Ordaz contra Octavio Paz porque el poeta había renunciado a la embajada de México en la India como protesta contra la represión. Paz se encontraba fuera de México, demonizado por el Gobierno, pero defendido por sus leales amigos y, desde luego, por su leal editor, Orfila.

Arnaldo Orfila no sólo vivió un siglo.'Lo llenó. Lo llenó de valentía editorial, de coraje político, de calor humano. No olvidaré nunca la reacción de un sociólogo norteamericano desaliñado, un poco bárbaro y sumamente intuitivo, Irwing Lot Horowitz. Cuando lo presenté con Orfila en las oficinas del FCE, Horowitz se le fue encima con un abrazo de oso, diciendo: "Usted es un hombre bueno y eso es ser un gran hombre".

Descanse nuestro amigo.

Arnaldo Orfila Reynal, fundador del Fondo de Cultura Económica y de la editorial Siglo XXI, falleció el pasado martes en México a los 100 años.

Carlos Fuentes es escritor mexicano.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS